Buscar este blog

miércoles, 12 de noviembre de 2014

FRANCOTIRADORES CHIÍTAS:
¡COBARDÍA AL MÁS ALTO NIVEL!

 







 
Sin justificación

  Muchos de nosotros, podemos solidarizarnos con revolucionarios que combaten en defensa de sus ideas, tradiciones, culturas y/o religiones, libertad e independencia. Pero estoy seguro que nadie, en su sano juicio, puede dejar de sentir indignación y total rechazo a estas prácticas profundamente cobardes: disparar desde un punto protegido, contra civiles desarmados de todos los sexos y todas las edades. No existe justificación alguna para cometer tamaña COBARDÍA.
   ¿Cómo puede, un ser humano racional, cometer estas atroces bajezas "revolucionarias"?
  La humanidad contemporánea estará más segura, menos indignada, y un poco más feliz, cuando los cerebros que ordenan llevar a cabo esta inmunda cobardía, hayan desaparecido de la faz del planeta - sin  importar de qué modo, ni quién lo haga -.
   Un niño pre-adolescente, demostró ser un millón de veces más valiente que cualquier patético mercenario, o los "admirables" combatientes revolucionarios que se esconden con  rifles de alta potencia y presición, para disparar contra blancos ingenuamente expuestos y sin siquiera portar una simple honda.
   Con este post, pretendo contribuir con un microscópico granito de arena para señalar con el dedo público a quiénes se jactan de practicar la ¡COBARDÍA AL MÁS ALTO NIVEL!

                                *                *               * 

   Walter E. Carena
   Twitter: @wcarena  

domingo, 9 de noviembre de 2014

POLITÓLOGA ÁLVAREZ Y EL POPULISMO.

              
  Imágenes extraídas de Google

Señora Gloria Álvarez , ¿desde cuándo Populismo es mala palabra?

imprimir
populismo
s.m.  POLÍTICA  Doctrina política que dice defender las aspiraciones e intereses del pueblo 

http://www.diccionarios.com/detalle.php?palabra=populismo&dicc_100=on&Buscar.x=31&Buscar.y=14&palabra2= 


   Así como en Latinoamérica hay hombres y mujeres que hacen política, por ser parte de dicha clase, o por pertenecer a los medios de comunicación de masas, que son orgullo del Continente latinoamericano, lamentablemente también hay de las que se empeñan en avergonzar a sus hermanos latinos, con sus discursos mentirosos grandilocuentes, sensacionalistas, y mercenarios de bajo costo económico. Como es el caso de esta tristemente célebre politóloga Gloria Álvarez.
    Esta señora, está utilizando la estigmatización  negativa de la palabra populismo, para hacer opocisión a los gobiernos humanistas que se están multiplicando en nuestros países; los que están acabando con la pobreza; el analfabetismo y la desilgualdad de oportunidades según las clases sociales. Estas personas intelectualoides, sienten náuseas al tener que ver a líderes indígenas, sindicalistas, guerrilleros, militares y los sin títulos universitarios, ganar fama de políticos honestos, humildes y anticonsumistas, aún fuera de sus fronteras de origen, y llegar al máximo poder de sus naciones repetidamente, a través del voto popular, el propio sistema que las oligarquías de antaño inventaron para perpetuar a sus partidos y a sus parientes en los gobiernos de la región.
  Y si populismo es decir y defender en los hechos, los intereses de los pueblos, y no los de las oligarquías...¡entonces sí, somos todos populistas! los que gobiernan, y los que los votamos. ¡Y a mucha honra!
  Señora Álvarez, guárdese sus discursos mentirosos y venenosos para decirlos en los castillos, palacetes y mansiones de la oligarquía que tiembla de pavor, ante la ya existente posibilidad de perder sus ilegales y egoístas privilegios materiales y "sociales".
   Pronto andará escupiendo su veneno por mi país (Uruguay), invitada por los recientemente derrotados por el pueblo oriental en la elecciones primarias de octubre - 2014. Le pagan con una fortuna en dólares, juntada con desesperación, pues en el último domingo de noviembre, será la segunda elección que sellará su derrota histórica, y patéticamente, tienen la esperanza de que el discurso ridículo e inútil, de la eminente politóloga guatemalteca, le quite votantes a la izquierda, cada vez más fortalecida del Uruguay.

                                 *                 *               *

  Walter E. Carena
 Twitter: @wcarena
 

miércoles, 10 de septiembre de 2014

De la cobardía de las guerras, y de la hipocresía de la Convención de Ginebra.

 
Las victimas civiles, que no empuñan armas, son las más numerosas de todas las guerras.

   
El día 22 de agosto de 1864 en Ginebra (Suiza), la Sociedad de Bienestar firma la Primera Convención de Ginebra, con lo que se le da nacimiento a lo que más tarde se llamaría la Cruz Roja Internacional.

  ¿Existe proceder humano más cobarde que el de las guerras?
  No lo serían, si éstas se desarrollaran en lugares desprovistos de civiles inocentes, quiénes no participan de las batallas y/o escaramuzas; ni siquiera amenazan con gestos, pues el terror se los impide.
  ¿Pueden soldados oficiales y subalternos, enorgullecerse de ganar un combate, después de haber matado más civiles - de todas las edades y de todos los sexos - que enemigos militares?
  ¿En verdad un Brigadier del Aire, puede decir "¡Misión cumplida!" después de haber mandado  sus pilotos a provocar lluvias de bombas sobre ciudades en las cuales habitan 100 civiles por cada soldado enemigo?
  Las respuestas a estas preguntas son tan obvias, que se responden por sí solas. 
  Esa nauseabunda cobardía llamada "Guerra", contínua agravándose década tras década, cuanto más "tecnológica" y moderna, más covarde se torna. Parecería que existiera (si es que no existe) una "Convención Para la Cobardía de la Guerra" - paralela a la de Ginebra - encargada de salvaguardar la integridad física de los que combaten armados hasta los dientes, y están cada vez mejor entrenados para matar y sobrevivir a las matanzas, en detrimento de la seguridad y sobrevivencia de los que no portan ni siquiera una honda, no tienen entrenamiento para defenderse...y no participan del intercambio de disparos y "cañonazos".
  La peor cobardía de que se tenga noticia, le cabe a los "paladines de la Justicia y la Democracia" (EEUU), que fueron los que estrenaron la bomba atómica, que viajando en la barriga del "Enola Gay" (Enola Gay es el nombre dado al bombardero B-29 que lanzó la primera bomba atómica utilizada en combate durante la Segunda Guerra Mundial sobre la ciudad japonesa de Hiroshima el 6 de agosto de 1945. La bomba fue bautizada como Little Boy. El Enola Gay, uno de los 15 bombarderos Boeing B-29 Superfortress modificados para lanzar bombas atómicas, despegó de Tinian, un islote de las islas Marianas. El nombre del avión era el de la madre del piloto, el coronel Paul Tibbets (Enola Gay de Gordon Thomas y Max Morgan-Witts).1 Tres días más tarde, otro B-29, el Bockscar, lanzó una segunda bomba atómica, llamada Fat Man sobre Nagasaki. Little Boy y Fat Man han sido las únicas armas nucleares utilizadas contra ciudades.
El Enola Gay ha sido completamente restaurado y actualmente se expone en un hangar del Centro Steven F. Udvar-Hazy del Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsonian, cerca del Aeropuerto Internacional Washington-Dulles (Virginia). - (Wikepedia) ), provocó, al ser defecada por la nave, la primera y horripilante masacre dirigida desde el aire, de la historia de la humanidad. Tres días más tarde, y después de haber comprobado el efecto causado por "Little Boy" , los "justos" del planeta, repiten la operación en Nagasaki...y una ovación triunfal ecoó por segunda vez en las Bases de Comando. Celebraban que miles de mujeres, niños y ancianos no-combatientes, se habían desintegrado - y otros tantos lo harían progresivamente durante las décadas venideras - gracias a la nueva y sofisticada tecnología que les permitía exterminar poblaciones enteras utilizando un solo avión, y sin arriesgar el pellejo de sus soldaditos de carne y hueso. 
    
   
Imágenes extraídas de Google


  La prueba material, de ese júbilo militar que perdura hasta nuestros días, está muy bien cuidada y expuesta como un prócer mecánicoEl Enola Gay ha sido completamente restaurado y actualmente se expone en un hangar del Centro Steven F. Udvar-Hazy del Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsonian, cerca del Aeropuerto Internacional Washington-Dulles (Virginia).

  
 Dia después del bombardeo a Japón.


 
    Hoy restaurado, reliquia "triunfal". 

                       
  Los japoneses tampoco pueden enorgullecerse de sus métodos belicistas. Históricamente, también cometieron masacres a poblaciones civiles en Asia (¿en qué guerras no se cometieron?), pero ellos, al igual que en el resto de la historia del planeta, lo hacían de cuerpo presente, arriesgando vidas y posiciones estratégicas. Fueron muy crueles e inhumanos también con los prisioneros de guerra, pero en el ataque a Pearl Harbor, se tuvo en cuenta el bombardeo en lugares poblados principalmente por militares (En total, veintiún buques de los EEUU de la flota del Pacífico resultaron dañadas, y el número de muertos llegó a 2403 militares,  68 civiles y 1178 heridos (Taringa.net) ).

 
 Nada justificaba el uso de bombas nucleares en dos ciudades  habitadas mayoritariamente por civiles; Alemania e Italia estaban derrotadas, quebrando así el Eje que hubiera amenazado al mundo con un régimen - nuevo orden - tan injusto y cobarde como el actual, solo que más radical; China se fortalecía con la ayuda de los Aliados, de modo que la rendición de  Japón era una cuestión de tiempo.

  Convención de Ginebra.

  Convenciones
Las Convenciones de Ginebra han sido:
  • La Primera Convención de Ginebra, que comprende el Convenio de Ginebra para el mejoramiento de la suerte que corren los militares heridos en los ejércitos en campaña de 1864, actualizado en las siguientes convenciones de 1906, 1929 y 1949.
  • La Segunda Convención de Ginebra, que comprende el Convenio de Ginebra para el mejoramiento de la suerte de los militares heridos, enfermos o náufragos en las fuerzas armadas en el mar de 1906, actualizado en las siguientes convenciones de 1929 y 1949.
  • La Tercera Convención de Ginebra, que comprende el Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos y enfermos de los ejércitos en campaña y el Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra, ambos de 1929, actualizados en la siguiente convención de 1949.
  • La Cuarta Convención de Ginebra, que comprende el Convenio de Ginebra relativo a la Protección de Personas Civiles en Tiempo de Guerra de 1949.
La última modificación de 1949 de los Convenios de Ginebra entró en vigor el 21 de octubre de 1950.

  Detengámonos en la 4ª y última convención:
 IV Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra:
Este tratado se refiere a la protección general del conjunto de la población de los países en conflicto, sin distinción alguna, contra ciertos efectos de la guerra. Contiene las mismas disposiciones generales que los otros tres convenios. Las partes en conflicto podrán, de común acuerdo designar zonas neutralizadas para los heridos y enfermos, combatientes o no, y para las personas civiles que no participen en las hostilidades. Los heridos y los enfermos, así como los inválidos y las mujeres encinta serán objeto de protección y de respeto particulares. En ningún caso podrá atacarse a los hospitales, pero estos deberán abstenerse de efectuar actos perjudiciales para el enemigo. También se respetaran los traslados de heridos y de enfermos civiles, de los inválidos y de las parturientas.

  La Convención de Ginebra dejará de ser hipócrita, cuando acuse, y siente en el banco de los acusados a los reos - civiles y militares - responsables por delitos internacionales contra la humanidad, como ser: Genocidio, Tortura, Exterminio y Violación de todos los derechos civiles en tiempos de guerra, conferidos en el IV Convenio de 1949.
  Diaria y sistemáticamente, fuerzas político-militares masacran poblaciones enteras con el único fin, no ya de defensa por la soberanía territorial, sino por el monopolio del poder económico que otorgan los recursos naturales de las naciones agredidas. Y las organizaciones humanitarias que conforman dicha Convención, no hacen otra cosa que enviar "Cascos Azules", medicamentos,  provisiones y profesionales, como ayuda humanitaria...pero las acusaciones con sobradas pruebas de violación a los derechos civiles antes mencionados, brillan por su ausencia. Y mientras este ofuscante y proposital brillo permanezca, la Convención de Ginebra continuará siendo la "Convención de la Hipocresía"


                          *                    *                     *

  Walter E.Carena
  Twitter: @wcarena
  

 

viernes, 5 de septiembre de 2014

APARTHEID a la  INTELECTUALIDAD




 




Lengua española

imprimir

intelectualidad
s.f.  Entendimiento, facultad del ser humano.
  SINÓNIMO: inteligencia
Conjunto de los intelectuales de un lugar .

  Resulta llamativo y curioso, el hecho real - y muchas veces, negado - de la discriminación evidente e insistente, hacia las personas que se interesan en poseer esta facultad: Intelectualidad.
  Se ha generalizado el estigma de que quienes se afilian a esta virtud, se creen superiores a quienes no lo hacen. Esto no es verdad.  Por lo menos, no en su amplísima mayoría. Sería una contradicción si lo fuera, pues si el individuo pretende ser un intelectual, necesita ser absolutamente racional, objetivo, y poseer un fuerte grado de senso común (profundidad; solidaridad; humildad; equidad y autocrítica).
   Está tan arraigado dicho estigma, que los intelectuales son habitualmente acusados de segregacionistas y/o clasistas, por aquellos quienes  en realidad, poseen estas nefastas cualidades. 
  Sobran casos ejemplificantes que fortalecen esta tesis. A continuación, expongo uno, que he vivido muy de cerca:
   Tuve la oportunidad de trabajar en un comercio, en el cual tenía una decena de compañeros (de ambos sexos). Todos los de la "plaza", teníamos como actividad el atender a las personas (clientes) que habitualmente iban llegando.
  En los momentos en que no estábamos ocupados con nuestra tarea, algunos se distraían saliendo a fumar al exterior del local; otros, se divertían con los juegos de internet en sus celulares, miraban la TV,o simplemente nos refugiábamos a "hecharnos un sueñito" en la sala que estaba destinada a nuestra media hora de descanso. Nuestros superiores jamás nos observaban por estas actitudes provocadas por el ocio.
  Lo anecdótico de todo esto, fue que uno de nuestro equipo (Carlos) hacía la diferencia en esos "creativos" momentos: Se sentaba en un rincón a leer libros. Leía obras primas, de escritores  reconocidos en todo el mundo, y de todos los tiempos. Era literatura de muy buena calidad.
   A todos, (empleadores y empleados de la Empresa) parecía caerles mal el pasatiempo de nuestro compañero lector. Intentaban interrumpir su concentración con cosas y conversaciones absolutamentes banales; cuchicheban bromas a su respecto, ridiculizándolo y condenándole porque no participaba en la mayoría de las charlas vacías, que solo servían para mal matar el tiempo. Parecía que los empleadores preferían que sus funcionarios salieran a fumar a la calle, jugaran con los celulares, o durmieran apoyando los dorsos sobre la mesa que todos usábamos para almorzar.
   Cuando este compañero decidía intervenir en las charlas colectivas, se podía notar que el resto del grupo le escuchaba siempre a la defensiva, como tratando de descubrir en él, un atisbo de arrogancia o superioridad; no faltaba quién interpretara erróneamente - y a propósito - alguna opinión o punto de vista, de su parte, para así inventar instantáneamente una broma, que desvalorizaba y ridiculizaba  sus palabras.
   Finalmente, fue despedido en forma imprevista. El motivo que se le dio, fue tan absurdo, que Carlos se despidió de todos respondiendo con risas a quienes le preguntaban qué le había ocurrido. Pude notar el alivio que les produjo a los demás, saber que ya no habría entre ellos un "intelectual". 
   En esta anécdota, me tomo la libertad de generalizar porque hace justicia, ya que yo, si bien nunca tuve que defender su opción de entretenimiento, siempre la consideré la  más acertada. 
    Las personas que se inclinan por deseo y gusto propios - y no por un falso status - a apreciar y/o practicar obras culturales de cualquier índole, es automáticamente etiquetada de Intelectuales (peyorativemente) por quiénes no gozan de esas inclinaciones. En la mayoría de los casos, se los mira de soslayo y hasta con cierto desprecio.
  Otra particularidad de esta dicotomía, es que los intelectuales no solamente no se importan en relacionarse con quienes no lo son, sino que hasta se sienten bien cuando lo hacen, pues les permite compartir sin egoísmo parte de sus experiencias, con el objetivo de aportar valores y valorizaciones culturales a los que no las tienen.
   La otra parte (no-intelectual), reacciona en forma contraria: mantiene distancia. Salvo pocas excepciones. 

                           
       Curiosa reflexión: ¿Intelectualidad como referencia positiva de la vida?                    

                                                          
                       *                     *                   *

   Walter E.Carena
   Twitter: @wcarena 
   
 

jueves, 28 de agosto de 2014

¿Otra vez la guerra vejará a la paz en Asia? (Duele en el alma...)

 
 Corea del Norte       

      
                República Popular China

    
Corea del Sur                                              Estados Unidos

  Nadie que sea normal - sano mentalmente - desea otra guerra de gran escala, principalmente porque la cobardía que caracteriza a las guerras modernas, produce muchas más bajas civiles que militares, muchas más que las de antes de este siglo  XXI.
  Me duele en el alma, ver como hasta algunos analistas políticos rusos y de otras nacionalidades occidentales que se declaran socialistas, anteponen la catástrofe económica mundial, como la consecuencia más importante de una eventual guerra como la que parece ser inevitable, a las catástrofes de pérdidas humanas inocentes de todos los países involucrados.
   Duele en el alma, el solo hecho de pensar que otras potencias como China; Rusia; Alemania; India y Japón no intercedan firme y definitivamente para evitar que comienzen a volar los misiles y los pedazos de humanidad, de un lado y de otro.
  Duele en el alma, que el Vaticano y los líderes de las religiones cristianas y de otros orígenes, no se manifiesten enfáticamente para frenar las masacres antes de que comienzen.
   Duele en el alma, comprobar que hay millones de seres humanos que esperan ansiosos el comienzo de la matanza, para comenzar a ganar dinero en abundancia; para hacerse famoso con las noticias más crudas; para asegurase una hegemonía ideológica, o simplemente para regocijarse con el espéctaculo transmitido por TV (como en la "Tormenta del Desierto" de 1991).
  Ambos contendores se echan las culpas de la crisis actual. Corea no ha invadido a nadie, no ha enviado aviones espías a su vecino o a USA, nunca un avión coreano fue detectado cerca de territorio eeuunidense; si la excusa de masacrar norcoreanos, es que éste país construye armas nucleares...¿por qué entonces no se sanciona a los países "amigos" de EEUU que han construído -o construyen -  estas armas, o se les amenaza con hacerles la guerra?
   EEUU y Japón, han hecho de Corea del Sur uno de los países asiáticos más industrializados del mundo. El primero, también hizo de ese país un territorio para sus bases militares y de espionaje industrial. Es impensable para los burócratas norteamericanos, el hecho de que estas bases corran algún riesgo, lo deben evitar aunque para ello tengan que quemar vivas a millones de personas inocentes: pues Corea no se rendirá  fácilmente, solo lo hará cuando compruebe que la mitad de su población civil haya muerto.
   Los dos se acusan mutuamente, de ser los responsables de un inminente holocausto, pero la humanidad los acusará a ambos de ignorar a los niños, mujeres, juventudes y ancianos de su propia sangre, inmolados fríamente en defensa de intereses materiales y dogmas vacíos de humanismo. 
  ¿Llegará el día en que los fanáticos de las armas y de la muerte, sean castigados por tantas crueldades? 

                                   *                     *                  *

  Walter E. Carena
  Twitter: @wcarena