Buscar este blog

miércoles, 4 de septiembre de 2013

¡TODOS SEREMOS VÍCTIMAS...
del Dictador Barak Obama y de los expansionistas  israelenses!

                                         DESEMPLEO
                                  
   

                                         HAMBRUNAS

    

                                          CAOS SOCIAL

           

    
___________________________________________

El dictadorcillo americano


  No existe calificativo más apropiado, para el hoy presidente de EEUU. Si el sistema cívico eeuunidense le permitió ser candidato y a la postre, ganar las elecciones, no fue por otro motivo: es igual que la "carne de cañón" que USA recluta a la hora de las guerras. La historia de este país, registra que los afro-descendientes fueron los soldados más destemidos y valientes de la Guerra de Secesión, y en las demás guerras, donde los latinos son reclutados a cambio de la tan deseada Green Card...
 
    
....hoy el "malo de la película" está siendo un afro-descendiente.
    Si bien existe una aberrante enmienda constitucional, que le permite a los presidentes eeuunidenses atacar a otro país, para defender intereses nacionales y/o aliados (léase hebreos), sin la aprobación del Congreso (Legisladores), el sr. Obama a sido aconsejado a declarar que esperará el pronunciamiento del mismo, para comenzar los bombardeos. Descartado está, que éste no votará en contra - a menos que sí lo haga - y sea una clara traición estratégica al presidente: votar en contra, para no ser culpado de cómplice de las consecuencias terribles que tendrá el ataque. 
  Hoy, está haciendo discursos que le causarían envidia a Idi Amín Dadá y a otros dictadorcillos tristemente célebres que surgieron en el siglo XX. Dice que no le importa lo que el Congreso decida (entonces...¿para qué esperar por él?), y ni siquiera se pronuncia sobre la mayoría de su propio pueblo, que ya está harto de guerras : http://actualidad.rt.com/actualidad/view/104631-pueblo-eeuu-guerra-siria-protesta.
    El consejo que le han dado - de esperar la decisión del Congreso - también es estratégico: que el Partido Demócrata no quede mal parado, tanto por un nefasto suceso, como por un posible fracaso. De manera que el "dictadorcillo" ya ha sido colocado como el "Negro todopoderoso" de la profecía de Nostradamus, que acabará con el mundo como lo conocemos :
 "Al principio habrán enfermedades mortales como advertencia, luego habrán plagas, morirán muchos animales, habrán catástrofes, cambios climáticos, y finalmente empezarán las guerras e invasiones del rey negro", reza la profecía.
   Por cierto, que Nostradamus, no tenía ni idea de que existiría el Club Bildelberg y sus turbios negocios. Para quien Obama es su Alfil, la OTAN su Caballo e Israel su Reina, en el tablero del Ajedrez mundial que ha creado. 

   Expansionistas israelenses

  Me consta de que el pueblo hebreo - mayoría en números - no quiere nada con esta guerra, mucho menos quiere ver a sus gobernantes siendo los culpables del odio y antipatía que éstos se esfuerzan en alimentar, dentro y fuera de su propia nación. El problema, es que la minoría que está a favor de su desgracia, tiene mayor poder económico, y por lo tanto, es la fuerza del oro la que prevalece (la otra dictadura). Es asustador, ver como la retórica religiosa que utilizan esos poderosos, logra dominar la mente de las masas, las que suelen esconder la cabeza en la arena, aunque condenen  la guerra.
  No se le escapa a nadie, que el más beneficiado con esta posible 3ª Guerra Mundial, serán esos judíos que obstentan el poder sionista. Por varias razones, desde que ellos son quiénes dominan la fabricación y venta de armas y transporte aéreo instalados en EEUU y Europa, hasta la hegemonía político-geografica en Medio Oriente, en donde están aún los mayores yacimientos de hidrocarburos del planeta. Eso, si la guerra resulta un triunfo para occidente. De lo contrario, la nación hebrea volverá a vagar por el globo, totalmente dispersa.  Algo que, aunque es muy posible, no deja de ser una utopía para sus enemigos.

   Consecuencias de la guerra 

  Esta guerra, no será igual a ninguna otra ya librada. Hay intereses y contendientes diferentes y más poderosos; armas más sofisticadas y letales; muchas más populaciones que se manifiestan en contra, y no se les respeta; hoy existen más potencias económicas, y por lo tanto bélicas; el fanatismo ideológico y religioso es mucho más profundo y determinado que antes...e internet ha tenido extrema importancia en todos estos cambios. Los informantes como Wikileaks, Manning, Anónymus, Sonnemfel y más recientemente, Snowden, le mostraron al mundo la otra cara de las políticas agresivas de las potencias, y que los medios convencionales no podían - o no querían - mostrar.
  Por todo lo dicho anteriormente, no se necesita estar muy informado para percibir el tipo de consecuencias que tendrá esta guerra, gane quien gane:
  El valor del barril de petróleo se disparará, lo que acarreará una desastroza suba de precios en el consumo general, pues toda la producción depende de él.
  Perdiendo poder de compra por los aumentos, y por la desvalorización del dinero, el consumo se reducirá como nunca antes.
  Con el consumo casi paralizado, la baja demanda obligará a reducir la producción, lo que provocará la suspensión de mano de obra, paralizaciones, desempleo y menos activos en manos de las populaciones y en los Bancos.
   La plaza financiera se derrumbará estrepitosamente, porque nadie, ni trabajadores, profesionales y empresarios podrán honrar sus deudas, habrá muchos más deudores imposibiltados de pagar, que los que sí puedan hacerlo, estos nunca cubrirán los activos de los Bancos y Financieras por la cesación obligatoria de pagos.
  El hambre no demorará en aparecer en todas las camadas sociales, de media para abajo. No pudiendo comprar alimento y/o energía para calentarse en los inviernos, las personas saldrán a las calles a adquirir su supervivencia de todas formas posibles: comenzará el caos. El principio del fin del estilo de vida como lo conocemos.

   Todos seremos víctimas...menos los que provocaron el desastre!
  ¡La esperanza que no deja de latir, es que a nadie se le ocurra hacer uso de las ojivas nucleares!
   
   No podemos quedarnos a ver la guerra por TV o internet, y mañana llorar por no haber hecho algo. Este post, no pretende ser sensacionalista, apenas es una muy posible previsión de lo que está a punto de ocurrir y sus consecuencias. 
   Me queda la esperanza, de que algún lector tenga la forma de congregar a las masas para presionar a los medios de que contribuyan a parar esta locura (aunque sea contra sus intereses económicos). Todo será, para evitar que se nos imponga un Nuevo Orden Mundial.

                     *                   *                 *

  Walter E. Carena
  Twitter: @wcarena