Buscar este blog

sábado, 24 de agosto de 2013

Elecciones en Paraguay. A una gran distancia de ser democráticas.

   
  Imágenes extraídas de Google


  Paraguay, no tiene el monopolio de un sistema electoral reñido con la Democracia. Aún estando bajo el Estado de Derecho, la mayoría de los países de América latina, sufren ese mal, tan común y absurdamente aceptado por sus ciudadanos, sin chistar en contra:
  Obligatoriedad de votar - nadie tiene la libertad de decidir no acudir a las urnas, sin importar sus motivos.
  Ausencia del Ballotage ( sólo gana el candidato que obtenga la mayoría real y absoluta de los votos).
  Libertad y gratuidad del uso de las cadenas de radio y televisión por todos los candidatos con el mismo tiempo para cada uno, en las campañas electorales.
  Dejar abiertas las mesas de votación, mientras haya electores sufragando, y no fijar horarios específicos de cierre (mucho menos, a las 16hrs).
   Sin censuras a los discursos pre-electotales de campañas - siempre que no haya agravios a los demás candidatos, agresiones y provocaciones verbales, o que se haga apologías a la violencia. Las acusaciones no deben ser censuradas, siempre que se puedan comprobar.
   Edad mínima para votar de 16 años, pues un joven a esa edad, en nuestros tiempos de acceso a vastas fuentes de información, gracias a internet, y de modernización y profundidad de los sistemas y programas educativos, poseen madurez cívica más que suficiente para tomar decisiones políticas. 
  
   No pretendo dar clases de Instrucción Cívica a nadie, no soy tan arrogante. Apenas detallo el sistema más democrático, transparente y justo de elecciones, en un país sudamericano que ha despertado la admiración del mundo con ideales totalmente democráticos, amantes de la Justicia Social y la dignidad del ser humano; pero también, ese mismo sistema ha provocado rencor, temor, odio e incertidumbre en políticos que se llenan la boca con la palabra DEMOCRACIA, sin siquiera explicar el significado y origen de esta palabra compuesta de dos palabras de suma importancia: Demos(pueblo) y Cracia (cratia= palabra, poder - poder de la palabra) pero estos politiqueros solo piensan en el poder, pero no para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, sino para asegurarse enriquecimientos ilícitos, porque son viciados en el confort y la diversión - muchas veces delictiva -, burlándose de los que no han conseguido acceder a una instrucción medianamente aprimorada, como debería ser. Se burlan e insultan a estos ciudadanos humildes y de buen corazón, cuando les prometen cosas que saben que no cumplirán, cuando les ofrecen monedas por sus votos, y después los acusan de haber vendido sus votos a los candidatos rivales. Así es en Paraguay, y en otros países latinoamericanos.
  Me estoy refiriendo, al decir "un país sudamericano"- y apoyado por la realidad públicamente demostrada -, al sistema electoral de la República Bolivariana de Venezuela, a la que tanto temen los explotadores latifundistas, los empresarios  corporativistas asociados a crueles mafias de la Importación, y los medios de comunicación de masas pertenecientes a éstos, y a intereses extrangeros (ABC, entre otros); a la que tanto terror le tienen las organizaciones religiosas  con fines lucrativos, los empresarios de origen oriental que se caracterizan por su mezquindad en pagar salarios a sus funcionarios  y driblear las obligaciones tributarias, en unas pocas palabras:  los deshonestos. 
  Paraguay es un caso peculiar. La pobreza, principalmente en las zonas rurales, y entre los nativos de origen indígena, son la triste y gran mayoría de sus habitantes...¿por qué entonces los partidos de la derecha lideran las encuestas, si fue siempre ésta quién no los ha dejado crecer económica e intelectualemente?...A menos que estas encuestas sean mentirosas, manipuladas y/o comprados sus resultados por quienes pretenden continuar manteniendo su hegemonía en el poder, no se entiende esta paradoja. Si se trata de que las personas no se inscriben en los padrones electorales...¿qué hacen los partidos de izquierda, que no trabajan de sol a sol, para convencer y ayudar  a esas personas a inscribirse?

  Ganando la derecha...¿qué ocurrirá en el Mercosur?

   El actual gobierno paraguayo, ha dicho que de ganar el Partido Colorado, hará todo lo posible para invalidar el ingreso de Venezuela al bloque. Se desprende de esas declaraciones, no solo que comenzarán las discusiones ácidas al respecto, sino que ya se puede adivinar su voto en contra cuando, Bolivia y Ecuador soliciten formalmente su ingreso.
   Los estatutos del Mercosur, se parecen un poco a la Constitución de Honduras, donde están prohibidas las enmiendas a través de referéndums, y en ese país centroamericano, dicha Carta Magna fue elaborada en Washignton (USA), para proteger las inversiones de empresarios judíos y eeuunidenses, y la hicieron intocable, - por lo menos, mientras estas inversiones continúen allí -, cualquier coincidencia, no es casualidad. Uno de los principios básicos de la verdadera Democracia, es: Obedecer a las mayorías, y respetar a las minorías. En el Mercosur sucede lo contrario: Obedecer a las minorías, y "respetar" a las mayorías. Ejemplo: 
  El ingreso de Venezuela al bloque, fue aceptado por los cuatro presidentes de los países integrantes, y por tres de sus Asambleas Legislativas...menos una, la de Paraguay. ¿Como es posible que apenas una Asamblea Legislativa tenga el poder de vetar dicha integración? ¿Qué tiene de democrática esa cláusula?  ¿Acaso no se contempla la idea de reformar esa parte del Estatuto? Hasta porque quiénes lo elaboraron, fueron gobiernos presionados económicamente por Washington y todas las instituciones financieras paridas por un Capitalismo salvaje, hoy en decadencia (FMI, Banco Mundial, OMC, City Bank, Banco Santander, etc, etc). Y los gobiernos sudamericanos, ya se ganaron buena parte de la independencia de esos monstruos. Es hora de reformular la Constitución Mercosuriana
   

Es vergonzoso el gasto que Paraguay hace de su PIB, con su pueblo!
 
  Ahora, la esperanza radica en que el pueblo guaraní, honesto y trabajador, dé a conocer al mundo su madurez política, su educación cívica, su empatía por los compatriotas   menos privilegiados; su amor al Paraguay, tan castigado a lo largo de su historia por los antepasados de los que hoy les piden el voto (o intentan comprárselo); le puedan gritar al mundo que Paraguay es para los paraguayos-Guaraníes, y no para un pequeño grupo de ricachos y militares eeuunidenses; que su nación forma parte de la Patria Grande, y jamás volverá a  ser un oasis derechista en medio del continente.   

                                 *                *              * 

     

    Walter E. Carena
    Twitter: @wcarena  
    
MEDIO ORIENTE AL ROJO VIVO II
Más allá de las matanzas 



El suicidio de la izquierda árabe
   

Por Alberto Cruz (*)

Artículo extraído de BITÁCORA, semanario de Montevideo - Nro 529

"A veces la gente tiene una creencia fundamental muy fuerte. Cuando están ante pruebas que van en contra de esa creencia, la nueva la evidencia no puede ser aceptada. Se crearía una sensación muy incómoda, llamada disonancia cognitiva.


Y debido a que es tan importante proteger esa creencia fundamental, se racionalizará, ignorará e incluso negará aquello que no encaja con la creencia fundamental". Frantz Fanon (“Los condenados de la tierra”)
Egipto estalló. Como era previsible. Y el estallido se ha llevado por delante a la izquierda árabe. Mejor dicho, a los restos de la izquierda árabe porque ésta, en realidad, se ha suicidado. La situación recuerda mucho a la película “La vida de Brian”, de los fantásticos Monty Python: en la escena final, un grupo de aguerridos –y bien armados- luchadores se acerca a quien consideran líder revolucionario, Brian, que está crucificado, y para salvarle… se suicidan. Pues eso viene haciendo la izquierda árabe desde las tan traídas y llevadas “primaveras”. Quien tenga interés en profundizar en la tesis de quien esto escribe que recurra a un viejo artículo de hace exactamente un año titulado "¿Dónde fueron todas las flores en la 'primavera árabe''?" (1). Quien no, que evite seguir leyendo y no pierda más el tiempo.
Si ya entonces no tenía ninguna esperanza en las revueltas, que no revoluciones, tan alabadas en Occidente por una progresía que nunca –reitero, nunca- ha tenido en cuenta la geopolítica (es evidente en Siria, pero este sector “progre” sólo parece comenzar a darse cuenta ahora, cuando se constata con toda su crudeza tras el golpe de Egipto), mucho menos cuando se observa la deriva de la izquierda árabe y su accionar en ellas. También ahora se comienzan a publicar críticas, de una forma aún tímida y que hasta este momento se han mantenido ocultas, de lo que hace la izquierda árabe. Hay miedo a que te etiqueten como un simpatizante de los islamistas y ya se sabe que luego es difícil quitarse esas etiquetas.
Pero cualquiera que tenga los ojos abiertos, no ya la mente, tiene que ver que si la izquierda árabe comenzó a ser irrelevante en la década de 1990 tras el golpe militar en Argelia, con la postura que ha adoptado en Egipto de apoyo al golpe militar y los llamamientos en el mismo sentido que está haciendo en Túnez sólo tiene un futuro: la nada.
Ha habido muchos analistas que se han dado cuenta que se puede hacer un paralelismo entre el golpe en Argelia de 1992 y el de Egipto en 2013, pero se cuidan muy mucho en decir que el golpe en Argelia fue impulsado por la Unión General de Trabajadores y el Partido de la Vanguardia Socialista. El Frente Islámico de Salvación había ganado las elecciones en la primera vuelta, iba a revalidar su triunfo en la segunda y eso había que evitarlo a toda costa. La UGT y el PVS no tuvieron ningún reparo en buscar el apoyo y la colaboración de los empresarios, agrupados en la Unión de Empresarios Públicos, y de los intelectuales, agrupados en la Coalición para la Cultura y la Democracia.
Cuando esa gran Coalición Nacional para la Salvaguardia de Argelia tomó cuerpo el Ejército dio el golpe militar. ¿A qué recuerdan nombres como Frente de Salvación Nacional en Egipto y Túnez, y más cuando se constata qué fuerzas lo integran? ¿Y qué pensar cuando la Unión General de Trabajadores de Túnez da un ultimátum de una semana al gobierno de Enhada para la creación de un gobierno tecnócrata o “estará obligada a considerar otras opciones”?
Un refrán castellano dice que no hay peor ciego que el que no quiere ver puesto que lo de Argelia es exactamente lo que ha ocurrido en Egipto. Y es el camino que está recorriendo la izquierda en Túnez. Con la diferencia que en Egipto los islamistas habían triunfado en varias elecciones desde 2011 como han puesto de relieve algunos analistas como Esam Al-Amin, sin duda el crítico más lúcido sobre lo que está ocurriendo en Egipto (2).
Sin embargo, a Esam se le ha escapado algo. Es enternecedor ver cómo el nuevo ministro de Trabajo egipcio, Kamal Abu Aita, fundador de la novísima Federación Egipcia de Sindicatos Independientes y feroz crítico de la represión de los militares cuando éstos prohibían las huelgas en nombre del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y encarcelaban a los sindicalistas en los meses post-Mubarak bajo la acusación de “detener el ciclo productivo y socavar la economía”, ahora diga públicamente que hay que poner fin de inmediato a las huelgas y que “los héroes de las huelgas [de entonces] deben convertirse en héroes del trabajo y la producción”.
La pasada del flamante ministro ha sido de tal calibre que otros dirigentes sindicales de la FESI han salido a matizar que ellos no van tan lejos y se limitan a pedir “una suspensión de un año” de todas las huelgas para permitir las reformas dado que, de mantener esa forma de lucha obrera, “sólo serviría a la estrategia de los Hermanos Musulmanes”. Con mayores o menores matices es el mismo discurso que han utilizado otras organizaciones como la Federación Sindical Egipcia (el sindicato vertical de la etapa de Mubarak) y el Congreso Obrero Egipcio.

Combatividad sindical
 
En Egipto la única izquierda consecuente está en los sindicatos, los más combativos del mundo árabe. A pesar de la represión de Mubarak, militares e islamistas. Durante la etapa post-Mubarak y en plena represión militar del CSFA hubo 3.817 huelgas, más que las realizadas en los últimos diez años de gobierno de Mubarak. Y el movimiento sindical fue a más durante el gobierno de los Hermanos Musulmanes, con 5.844 huelgas, sufriendo también una dura represión anti-sindical: la policía llevaba perros con los que atacaba a los huelguistas. ¿Y ahora el ministro y los sindicatos piden que se desconvoquen estas formas de lucha?
La combatividad de los trabajadores egipcios está fuera de toda duda, pero la presión que ejercen las cúpulas sindicales-políticas-ministeriales-comunicacionales es de tal calibre que no será extraño ver cómo se empieza a criminalizar a quienes no secunden esos llamamientos a abandonar la lucha obrera puesto que una gran parte de las huelgas que se han convocado hasta ahora se han hecho al margen de las incipientes estructuras sindicales.
¿Alguien en su sano juicio piensa que el nuevo gobierno va a cambiar un ápice la política económica neoliberal de Murabak, de la etapa post-Mubarak del CSFA y de los Hermanos Musulmanes? Estamos asistiendo a un claro intento de contener al movimiento obrero y controlarlo por completo. Hasta ahora todos los movimientos en ese sentido han fracasado. Pero en estos momentos la izquierda apela a la “legitimidad” de la nueva situación “que ha sido impulsada por la lucha de masas”. Es lo que dice, por ejemplo, la Corriente Popular Egipcia (nasserista). Y ese argumento, repetido machaconamente dentro y fuera del país, pesa mucho.
Aquí entra un nuevo debate: la sariyya (legitimidad). Para los Hermanos Musulmanes está en las elecciones que han ganado; para quienes apoyan a los golpistas está en la plaza Tahrir. Claro que hay más legitimidades, pero eso no interesa ni a unos ni a otros puesto que ambos se mueven dentro del sistema. Y el sistema acepta casi todo, una revolución nacional o burguesa, pero no una socialista que cambie el modelo económico. Así que cuando la izquierda sale a las calles arropando el llamamiento de los militares a “combatir el terrorismo” –que no hay- en nombre de la “legitimidad” de la nueva situación o bien está cavando su propia fosa o bien está reconociendo que nunca va a ir más allá de lo que el sistema quiera o bien está cimentando su camino hacia la nada puesto que el Ejército egipcio de hoy no tiene nada que ver con el de la época de Nasser (aunque el llamamiento a salir a la calle para apoyar su política se haya hecho el 26 de julio, día de la nacionalización por Nasser del Canal de Suez).
Eso ya es jugar con la psique de las masas puesto que, en contraposición a las nacionalizaciones de Nasser, los nuevos gobernantes van a profundizar las políticas neoliberales y privatizadoras impulsadas tanto por Mubarak como por los Hermanos Musulmanes. Si hubiese alguna duda que éste no va a ser el camino a recorrer ni Arabia Saudita, ni Qatar, ni los Emiratos Árabes Unidos, ni Kuwait, ni EEUU, ni la UE, ni el FMI se hubiesen aprestado a socorrer a Egipto con 12.000 millones de dólares ni a ofrecer su apoyo al golpe. Los nasseristas egipcios, tan contentos con el movimiento golpista militar, parecen obviar este simple dato.
Desde luego, quien en el mundo árabe se considere de izquierdas debería leer a Marx. Leer, no releer pues es dudoso que alguna vez lo haya hecho y si ha sido así hace mucho que se deshizo de este tipo de libros en su biblioteca. Y debería empezar por “El 18 brumario de Luis Bonaparte”. Los militares se quieren legitimar a sí mismos, y buscar esa legitimación entre las masas, vinculando ciertas iniciativas con fechas clave en la historia de Egipto, como la citada nacionalización del Canal de Suez. Marx ya explicó de forma magistral este comportamiento de la oligarquía política y militar en 1852, refiriéndose a Francia, pero lo sorprendente es que la izquierda no lo tenga en cuenta. Marx analizó la revolución francesa de 1848-1851; desarrolló aún más el principio fundamental del materialismo histórico, la teoría de la lucha de clases y de la revolución proletaria, la doctrina del Estado y de la dictadura proletaria; llegó por primera vez a la conclusión de que el proletariado triunfante tiene que destruir la máquina del Estado burgués. Pero claro, la izquierda de hoy no tiene el menor interés en destruir el Estado burgués ni en Egipto ni casi en ninguna parte.
Tal vez, sólo tal vez, haya una organización que sí está por la labor: los Socialistas Revolucionarios. Como toda la izquierda, saludaron con entusiasmo el golpe pero ahora parecen estar empezando a tentarse la ropa al constatar no sólo las matanzas de simpatizantes de los Hermanos Musulmanes, sino la continuación de las medidas represivas contra los huelguistas. Una dirigente de los SR, y a la vez cargo en la FESI, Fatma Ramadan, reconoce que el paternalismo de los militares es “un veneno mortal” para la clase obrera y tiene claro qué está pasando: “las demandas de los trabajadores son claras, trabajo para ellos y sus hijos, salario justo, leyes que les protejan frente a los hombres de negocios, planes reales de desarrollo, libertad de todo tipo, donde no haya torturas ni asesinatos; los trabajadores no se tienen que dejar engañar ni dejarse presionar con pretextos como combatir el terrorismo” (3).
Estas voces, claramente minoritarias hoy dentro de la izquierda, tienen una excelente oportunidad de redimirse del apoyo inicial al golpe volcándose con los huelguistas que se resisten a ceder a las presiones de los nuevos gobernantes para que depongan sus métodos de lucha. Otra vez son los trabajadores textiles de la combativa localidad de Mahalla al-Kubra quienes están en la vanguardia, manteniendo la huelga que iniciaron el 31 de julio por el retraso en el pago de salarios en dos empresas: Nasr Spinning and Weaving Company y Stia Spinning and Weaving Company. El lema que corean los huelguistas es claro: “no dejes que el Ejército te engañe”. En el momento de escribir este artículo la huelga cumplía una semana. Veremos si se gana o si los huelguistas son, como siempre, reprimidos por la policía.
Está claro que los llamamientos a la “paz social” se producen porque hay miedo a que la situación se vaya de las manos porque, y así hay que interpretar el golpe, el movimiento de masas desbordaba todos los planes tanto de la oligarquía egipcia –donde se sitúan los militares- como de la llamada “intelectualidad laica y liberal” –que jamás ha apostado por ningún cambio revolucionario en el modelo económico-, y de Arabia Saudita, Qatar o EEUU. Incluso de Israel.

La megalomanía de los Hermanos Musulmanes

   
Porque esta es otra faceta que la izquierda no tiene en cuenta: las implicaciones regionales de lo que ocurre en Egipto. Cualquier análisis que se haga, en Egipto y en otra parte, tiene que tener en cuenta la situación geopolítica y no verse de manera aislada. Quienes no lo hagan así sólo verán el árbol en vez del bosque.
Los Hermanos Musulmanes cometieron muchos errores pero uno, crucial, fue el intento de copar en poco tiempo todos los sectores de poder en Egipto, con lo que se enfrentó al mismo tiempo con militares, liberales y salafistas (financiados por Arabia Saudita). Es de suponer que esta afirmación se entienda a la primera al ver cómo estos tres sectores han coincidido en el apoyo al golpe cuando, aparentemente, los HM y los salafistas comparten los mismos intereses islámicos, como se puso de manifiesto en el año de gobierno de los HM.
Y junto a este error, otro no menos importante: los HM, pese a ser unos “hijos” de los intereses de Occidente en la zona –de forma especial de EEUU, con quien mantenían unas excelentes relaciones desde 2007- comenzaron a caminar en solitario intentando controlar todo el marco árabe donde se han producido revueltas: Túnez, Libia, Egipto, Líbano, Jordania y Siria. Fue aquí donde encontraron su primer freno: Arabia Saudita. Se dice que el embajador saudita en El Cairo presionó todo lo que pudo para evitar el triunfo de Mursi en las elecciones de 2012, lo que tiene sentido si se tiene en cuenta que Arabia Saudita fue el primer país en saludar el golpe militar y en felicitar al presidente interino.
Algunos han hablado del conflicto de poder regional entre Arabia Saudita y Qatar, con los primeros apoyando a los salafistas y los segundos a los HM. Pese a lo que se considera evidencias, no es creíble que un pequeño estado con menos de dos millones de habitantes se enzarce en una pelea de poder regional que sabía perdida de ante mano. Sí es cierto que entre los dos países ha habido fricciones por el control de la explotación de gas en la zona, por ejemplo, pero para quien esto escribe Qatar no ha sido sino el peón de avanzada de los sauditas mientras se dirimía la lucha por el poder dentro del propio régimen saudita, gobernado por una gerontocracia que lo ha paralizado durante año y medio, todo el tiempo que el rey Abdalá ha estado enfermo. Qatar aprovechó esa inactividad en política exterior saudita para moverse un poco a su aire, pero en realidad no había grandes diferencias en cuanto a los intereses de unos y otros sobre el tutelaje de las revueltas. Qatar hacía el papel de policía bueno y Arabia Saudita de policía malo. De hecho, los dos se han apresurado a enviar dinero a Egipto para sustentar al nuevo gobierno y es significativo que la primera visita a un país extranjero que ha realizado el nuevo emir qatarí, siguiendo la tradición de su padre, haya sido a Arabia Saudita. Todo está en orden en el Golfo.
El verdadero conflicto de poder dentro de Oriente Próximo se ha dado entre Arabia Saudita y Turquía, los dos países que emergieron como poderes regionales al inicio de las revueltas y tras constatar la pérdida de influencia de EEUU en la zona. Es muy significativo que los HM eligiesen Estambul como la sede de la reunión secreta que mantuvieron nada más producirse el golpe militar que les desalojó del poder en Egipto (4) y en la que se acordó la estrategia a desarrollar ante la nueva situación. No era una cuestión de proximidad, sino de padrinazgo.
También es significativo que Turquía haya condenado el golpe mientras que, como se ha dicho, los saudíes lo han apoyado. Y que en una medida sin precedentes, Erdogan haya decidido dar carpetazo a la rebelión de sus militares condenando, justo ahora, a importantes penas de cárcel a varios generales bajo la acusación de preparar un golpe de Estado en 2007. Es un mensaje claro: no va a permitir una alianza, como en Egipto, de militares y laicos contra su política en unos momentos en los que aún no se han apagado los rescoldos de las recientes protestas.
Sin embargo, Turquía ahora está atravesando graves dificultades tanto internas (las protestas y el acuerdo con los kurdos del PKK) como externas (los kurdos sirios y su anunciada decisión de proclamar en agosto una autonomía en el norte de Siria) que le hace ser más débil en esta lucha de poder regional. Ya no es el jugador explosivo que era hace dos años (Erdogan fue el primer dirigente musulmán en visitar Libia tras el derrocamiento de Gadafi, lo mismo ocurrió en Túnez y también fue uno de los primeros en visitar El Cairo tras el derrocamiento de Mubarak) aunque no ha perdido toda la fuerza que tenía. Este es el momento que ha aprovechado Arabia Saudita no sólo en Egipto, sino en Siria, imponiendo a su candidato entre las filas de los llamados “rebeldes”.
Mientras que Arabia Saudita y Qatar han ido de la mano y confluido en al estrategia sectaria contra los shiíes Turquía ha sido más cuidadosa en ese aspecto dadas sus buenas relaciones con Irán. No hay que olvidar que si bien Turquía ha sido una de las potencias impulsoras de la guerra en Siria, ha procurado canalizar su apoyo político y militar a las fuerzas menos sectarias, justo lo contrario que han hecho los otros dos países como acaba de reconocer la ONU afirmando que “el 60% de las armas que Arabia Saudita ha entregado a la oposición siria ha ido a manos de organizaciones vinculadas a Al-Qaeda” (5).
Tampoco debería sorprender el hecho de que los militares egipcios –con la aprobación o no del gobierno interino, que por lo menos no ha protestado esta decisión- hayan cerrado el paso fronterizo de Rafah, la única vía de escape que tienen los gazatíes para salvar el bloqueo de Israel, o que haya clausurado el 80% de los túneles que daban algo de vida a la empobrecida población de Gaza (6), o que una de las acusaciones a que se enfrenta Mursi sea sus vínculos con Hamás. Mursi se había movido un poco, sólo un poco, en lo que respecta a la relación con Israel pero eso fue considerado como una amenaza intolerable al status quo regional. El acuerdo de paz con Israel, estratégico para EEUU, tiene que mantenerse a cualquier coste. Incluso al de un golpe de estado.

Entre la ilusión y la ingenuidad
Y la izquierda egipcia mira a otro lado en este tema, como en otros, cuando no se hace vanas ilusiones sobre un “nacionalismo conservador antiimperialista” de los militares que ha sido repetido, como un mantra, por un sector significativo de la izquierda occidental. Incluso marxistas insignes como Samir Amin han calificado al Ejército egipcio como “una fuerza de clase neutral” tal vez arrebolados por la salida de mucha gente a las plazas –desde luego no 32 millones, como se ha dicho en una extraña coincidencia tanto desde los medios de izquierda como desde los de la burguesía-, en una especie de locura temporal que Frantz Fanon (otro autor al que habría que leer) llamaría disonancia cognitiva, como se recoge en la cita inicial de este artículo.
Desde luego, no se puede ser más ingenuo. La burguesía ha usurpado todos los símbolos de la izquierda, comenzando por el lenguaje. O más bien, la izquierda se ha entregado con armas y bagajes a la burguesía. Esto ha supuesto su suicidio. No es aventurado decir que la izquierda árabe camina hacia la nada. En ninguna parte del mundo árabe ha habido revolución alguna y el simple hecho de admitir que lo que está ocurriendo es una “revolución” supone una des-radicalización de las luchas que se hacen, desde ahora, siempre en los límites del sistema.
Un proceso revolucionario supone la transformación de todos –repito, todos- los aspectos de la sociedad y no sólo de las relaciones interpersonales, sino de los aparatos del Estado y de las relaciones económicas y de producción para acabar con todas las formas de opresión. En el mundo árabe no hay nada de eso, ni atisbos de ello ni a corto, medio o largo plazo. Aunque algunos todavía sueñen con la “revolución permanente” o “un proceso de larga duración en el que no hay nada decidido”. Aún siendo benévolo con ellos, olvidan la geopolítica. Como siempre.

Notas:
1.- Alberto Cruz, “¿Dónde fueron todas las flores en la ‘primavera árabe’?” http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1492
2.- Esam Al-Amin, “El gran fraude: Reflexiones en torno al golpe militar de Egipto” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=171657 Es de agradecer el excelente trabajo de la traductora Sinfo Fernández en temas árabes.
3.- Al-Manshour, 26 de julio de 2013, en árabe http://al-manshour.org/node/4316
4.- Islamic Invitation Turkey, 15 de julio de 2013.
5.- Al-Akhbar (Líbano), 2 de agosto de 2013.
6.- Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 15 de julio de 2013. Hay que añadir que también Morsi clausuró, inundando de aguas fecales, aproximadamente el 10% de los túneles en un intento de congraciarse tanto con Israel como con EEUU. Si son ciertas estas cifras eso indica que Mursi y los militares que lo han depuesto, con el apoyo de la izquierda, habrían destruido el 90% de los túneles que llevan algo de vida a Gaza para paliar el bloqueo israelí.

(*) Alberto Cruz es periodista, politólogo y escritor. Su nuevo libro es “Las brujas de la noche. El 46 Regimiento “Taman” de aviadoras soviéticas en la II Guerra Mundial”, actualmente en imprenta y que será editado por La Caída con la colaboración del CEPRID. Los pedidos se pueden hacer a libros.lacaida@gmail.com o bien a ceprid@nodo50.org.

                                            * 


"A río revuelto, ganancia de pescadores"

  Ya lo habíamos analizado en la 1ª parte, los motivos y los culpables son muy diversos. Todo nos lleva a la misma conclusión: ¿Hasta cuando vamos a seguir creyendo sus superficiales y convenientes argumentos?

                       *                    *                  *

       Walter E. Carena 
       Twitter: @wcarena 

 Recomendación especial:
 ZEALOT y el Che Guevara Judío
"Él era un zelote revolucionario, que cruzó Galilea reuniendo un ejército de discípulos para hacer llover la ira de Dios sobre los ricos, los fuertes y los poderosos..."

 http://unisudamericana.blogspot.com.br/2013/08/zealot-y-el-che-guevara-judio-el.html

 

  

  
 


                  
 

MEDIO ORIENTE AL ROJO VIVO!
El volcán árabe entra en erupción.

        
     

 
  Nunca fue muy "adormecido" este volcán judeo-islámico, su historia - al igual que el resto de la Historia Universal - se basa principalmente en las guerras religiosas, las cuales han fragmentado el desierto en innumerables tribus, imperios y repúblicas.
   Lo que hoy sucede en Medio Oriente, es mucho más grave de lo que se pueda imaginar mientras lo leemos, vemos y/o escuchamos a través de los medios de comunicación mundiales.
  Existe un motivo específico, único y eterno que nació en el siglo XX: Petróleo (http://unisudamericana.blogspot.com/2013/08/petroleo-la-maldicon-de-la-humanidad.html).
   Los fundamentalistas de la Era Industrial-Capitalismo radical, crearon un sistema de vida basado únicamente en el consumo, que pronto se tornó obsoleto (Obsolescencia Programada - http://unisudamericana.blogspot.com/2013/02/hagamos-algo-por-el-crecimiento.html ). ¿Cómo convencer a los adultos de hoy en día, de que un auto por familia es suficiente para lograr confort? ¿Cómo hacerle entender a los adultos que por su condición, no son necesarios los juguetes a combustible fósil? Muchas son las cosas a las que la sociedad contemporánea debería renunciar, para evitar tanto despilfarro de dinero y petróleo...y a causa de éste, el despilfarro de sangre y vidas humanas.
   A los occidentales, nos hacen el trillado cuento de la democratización y el terrorismo, a los árabes sus líderes le inyectan fanatismo religioso, Yihad  y anti-occidentalismo.Todos son versos, no importa si convencen, o no. Lo único que les importa, es obligar al ciudadano común a creer sus mentiras, en pro de sus riquezas materiales.
  Es una peligrosa realidad que se nos quiere ocultar: los hidrocarburos extra-Medio Oriente están agotándose:
http://crashoil.blogspot.com.es/


The Oil Crash - www.ForoPesetas.com


   Los continentes que aún contienen reservas para varias decenas (o centenas) de años son: Medio Oriente, África,  Latinoamérica y Asia. Será en éstos, que el desafío por el futuro control económico como lo conocemos, tendrá su máximo apogeo en los próximos años.
  Hemos visto masacres de civiles en el Líbano; Afganistán; Libia; Irak; Siria; Turquía y Egipto - por nombrar a los más recientes y sonados casos; no ignoramos a los demás países árabes que han sido -y son- atacados y saqueados por militares regulares y mercenarios, siempre al servicio pago por los Dueños del Planeta (http://unisudamericana.blogspot.com.br/2013/02/lo-que-siempre-supimos-y-nunca-vimos-el.html); que hasta que no logren sintetizar la energía nuclear, para ponerla como substituta de los hidrocarburos actuales, continuarán provocando sus Apocalipsis  en las regiones donde les sea más rentable el saqueo. Y para eso, habrán de ser necesarios muchos millones de barriles de oro negro.
   Por lo visto, en los continentes occidentales que esperan turno para ser desestabilizados, luego demonizados, después invadidos y saqueados, existe una dualidad fiosófica de como hacer frente a esta futura eventualidad: Por un lado, están los gobernantes que conscientes de su inferioridad bélica, están pensando en aliarse directa o indirectamente con los agresores (gestando tratados internacionales lateral y/o multilateralmente), o con sus crónicos aliados; en algunas ocasiones, llegan hasta olvidar sus críticas y condenas a gobernantes de muy dudosa legalidad y/o legitimidad, pues éstos mantienen una firme alianza y obediencia hacia el puñado todopoderoso de magnates capitalistas. Flota en sus conductas, la nube del temor a poseer petróleo en sus territorios, antes tan pacíficos y seguros. No es difícil darse cuenta, que en los países donde no se extraen hidrocarburos, jamás ha habido masacres perpetradas por para-militares (Mercenarios).
  Por otro lado, están los gobernantes que poseen buenas dosis de humanismo, y se disponen a resistir a como dé lugar, preocupados con la seguridad y la dignidad de  los habitantes de sus naciones; también conscientes de la inferioridad de condiciones para resistir, acuden a la siempre efectiva lógica de La unión hace a la fuerza, como estrategia  (http://unisudamericana.blogspot.com/2012/11/video-muy-significativo.html). Los "subliminales" ataques, ya están presentes en Venezuela, Brasil y México, más temprano que tarde, será la vez de Argentina y Nicaragüa - destaque especial para esta última nación revolucionaria, que se mantiene a duras penas, dependiendo del humor socio-económico de China -. A propósito de esta última potencia, y de Rusia, no debemos hacernos muchas ilusiones de que sirvan de contrapeso, para nivelar la balanza de poder entre los imperios http://unisudamericana.blogspot.com.br/2012/11/hipocresia-rusia-y-china-se-van-en.html
  Por más que parezca una utopía, una quimera o algo fantástico, no debemos desistir en fortalecer esta estrategia humanista. Las sociedades de los continentes del mundo, que están en la mira de las grandes potencias, aún tienen tiempo para abandonar sus vicios consumistas y comenzar a pensar en el futuro inmediato y en el de sus hijos y nietos. Hay que debilitar la sólida base que sustenta, y la sangre que alimenta al Ogro asesino, atrincherado en el Club Bildelberg http://unisudamericana.blogspot.com.br/2013/06/club-bilderberg-henry-kissinger.html.: el Petróleo y el dinero que genera.
   Hoy estamos viendo por TV y por Internet, la masacre civil que están llevando a cabo en Egipto, cuyos "culpables" son los Hermanos Musulmanes; mañana, otros verán del mismo modo las masacres - primero policiales -, después mercenarias, en nuestros propios países...y los culpables serán los Chavistas, los Baderneros, los Cocacoleros, los Estudiantes, los Terroristas comunistas, los Anarquistas, los Piqueteros, etc, etc.
   Estos escritos, serán acusados de sensacionalistas, de apologistas del desorden y el caos social, por ciudadanos que no quieren sacarse la venda de los ojos y los tapones de los oídos, ya que resulta inmediatamente más cómodo, esconder la cabeza en un hoyo, para no abrir mano del frágil y fugaz confort, al que ha sido sistemática e infantilmente inducido desde su niñez. 

                         *                      *                    *

    Walter E. Carena
     Twitter: @wcarena 

 Recomendación especial:
 ZEALOT y el Che Guevara Judío
"Él era un zelote revolucionario, que cruzó Galilea reuniendo un ejército de discípulos para hacer llover la ira de Dios sobre los ricos, los fuertes y los poderosos..."

 http://unisudamericana.blogspot.com.br/2013/08/zealot-y-el-che-guevara-judio-el.html