Buscar este blog

viernes, 16 de agosto de 2013

Uruguay y los países no Bolivarianos.
Infieles al ideário de sus Próceres y de Simón Bolívar.
 
Plaza Independencia - Montevideo          Entonando el Himno Nacional.


Simón Bolívar, el Prócer de la Patria grande.

  El sustantivo Independencia, nunca falta en los discursos de políticos progresistas (¿Adj. que denota resistencia al adj. socialista?), pero son muy pocos los que la ponen en práctica, una vez en el poder como es el caso de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Venezuela. 
  La infidelidad ideológica al máximo Prócer sudamericano, y por ende, a sus propios Héroes Nacionales, nos demuestra que  las clases políticas de derecha y  progresista de Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Uruguay, rinden homenaje a éstos líderes históricos, como mero compromiso protocolar, y no por fidelidad a sus ideales.
 Es evidente, que el temor a perder la dependencia económica de América del Norte y Europa, los mantiene maniatados al vicio consumista del capitalismo. Ni siquiera recuerdan la máxima de José G. Artigas: "No venderemos nuestro rico patrimonio al bajo precio de la necesidad". Continúan a vender tierras al extranjero, a acudir a la sede del imperio actual cuándo el "César" de turno quiere darles instrucciones o reprenderlos. Tras bambalinas, no hesitan en llamar de "Dictadores"a los presidentes más independentistas de la historia reciente del continente, aunque éstos tengan régimenes más democráticos que el suyo, ej: Hugo Chávez ganó cuatro elecciones libres y varios plebiscitos (Democracia directa), las cuáles fueron elogiadas por entidades político-sociales de todo el mundo. Elecciones que no son obligatorias y en las que no prohíben votar a los venezolanos que residen en otros países - a sabiendas de que gran parte de ellos son de la oposición -; éstos gobernantes pueden ser candidatos cuántas veces lo deseen, pues es un derecho constitucional de todo ciudadano, hasta crearon un sistema de avaliación de su administración en mitad del período, arriesgándose así a ser censurados y demitidos por el pueblo; todos ellos han hecho las más grandes inversiones en Educación y Salud públicas  que se tengan noticias en América Latina, en viviendas dignas y salarios justos. 
  Es imperativo que los países no-alineados al Bolivarismo, hagan severas autocríticas, no solo a sus gestiones administrativas, sino también a sus convicciones de independencia, unificación sudamericana y engrandecimiento socio-económico, mejorías en la calidad de vida  de sus compatriotas y dignidad nacional.
  El presidente José Mujica, a dado importantes pasos hacia una alineación bolivariana, pero no son suficientes. Y el tiempo de su gobierno se acaba, no podrá ser candidato cuantas veces lo desee, continuará soportando el hecho de que la ciudadanía está obligada a votar y de que los emigrados estén prohibidos de hacerlo. ¿Por qué? Porque no supieron - o no quisieron - informar y explicarle a los electores lo antidemocrático de estas medidas cuando fueron plebiscitadas...tal vez para no parecerse a los gobernantes dictadores que quieren perpetuarse en el poder. Critican a la prensa amarilla, pero nunca explicaron en público que nadie quiere perpetuarse en el poder, sino perpetuar su candidatura, darle a su pueblo la oportunidad de seguir teniéndolos como sus presidentes, o botarlos fuera, según hayan sido sus gestiones.
  Aparentemente, no se divisan aún candidatos que puedan dar continuidad a su política regional, parece ser que nadie dentro del  progresismo y/o el socialismo de Uruguay, quiere quemarse los dedos al recoger esa papa caliente, calentada por el Pepe, Correa, Chávez y el aymará Morales.
  Si alguien quiere sentirse orgulloso de ser un americano independiente y digno de su nacionalidad, solo tiene un camino posible: La unificación sudamericana y la creación de una Patria Grande, poderosa, inmensamente rica y auto-suficiente.

                     *                   *                   *
 

  Walter E. Carena
  Twitter: @wcarena