Buscar este blog

viernes, 17 de mayo de 2013

La unión de América del Sur, se debe tratar como una muy buena "religión"....
...para tener posibilidades de hacer realidad el sueño de la unión Latinoamericana.
La presente nota, ha sido publicada en el suplemento semanal BITÁCORA de Uruguay: 



  Maduro y la unidad latinoamericana

 

Por Niko Schvarz (*)
La primera gira del presidente Nicolás Maduro, electo el 14 de abril, abarcó a Uruguay, Argentina y Brasil, los países integrantes del Mercosur cuya presidencia asumirá el próximo 28 de junio precisamente en Montevideo, primera etapa de su reciente recorrido.

Probablemente a esa fecha se haya producido el reingreso de Paraguay al bloque, y el mandatario venezolano se ha manifestado favorable a la ulterior incorporación de Bolivia y de Ecuador con el objetivo compartido de fortalecer la estructura integracionista.
Éste fue un denominador común de su encuentro con los gobernantes y sectores populares en los tres países citados: la unidad e integración de pueblos y gobiernos de América Latina, a través de sus distintos instrumentos, comenzando por un Mercosur ampliado. Pero no en balde a lo largo de toda la jira se valoró el papel de la Unasur, la unión de todos los países sudamericanos sin excepción, que por unanimidad (incluyendo a Colombia y Chile) otorgó su respaldo a la elección de Maduro y confirmó su plena y absoluta legitimidad. Del mismo modo, se recordó el significado del rechazo al ALCA en la Cumbre de 2005 en Mar del Plata, con la participación del presidente Hugo Chávez (cuyo legado invocó Maduro a lo largo de todo su periplo), y de los presidentes Tabaré Vázquez, Lula y Néstor Kirchner, de modo destacado. Y también,  en cierto modo como contracara, la creación de la Celac, que agrupa a la totalidad de los países latinoamericanos y caribeños sin Estados Unidos ni Canadá, y cuya presidencia está ejerciendo Cuba en el actual período.
En una visión conjunta, se fue delineando a lo largo de estos encuentros el cuadro de una América Latina unida, dueña de su destino independiente y soberano. La victoria electoral de Maduro contribuyó a afianzar este panorama continental. El presidente venezolano declaró en Buenos Aires que el siglo XXI parece ser el siglo de la unión, del reencuentro con las raíces,  de la liberación de nuestros pueblos,  de la consolidación de una verdadera nación de repúblicas sudamericanas , frase de evidente destello bolivariano. Agregó que hemos venido a ratificar el camino de la Patria Grande y emparentó el proceso de integración regional con la historia de nuestra América, marcada por la resistencia indígena, la lucha por la independencia y la guerra por ser libres . En  ese camino, vamos a un proceso de consolidación del Mercosur , dijo aludiendo a sus conversaciones con los presidentes José Mujica, Cristina Fernández de Kirchner y Dilma Rousseff, y que venimos a ratificar con estos países nuestra alianza estratégica . Señaló que desde la presidencia pro tempore del Mercosur vamos a iniciar una nueva etapa para este bloque regional y que el Mercosur tiene que seguir cambiando para convertirse en un poderoso espacio de unión sudamericana . Uno de sus objetivos primordiales es profundizar el crecimiento de la última década, que fue impresionante .
A su turno, el canciller Elías Jaua declaró en Montevideo que Venezuela va a ser una bisagra entre el Mercado Común del Sur y el nuevo espacio económico que se está creando en el Caribe y en Centroamérica. Venezuela en el Mercosur jugará como puente hacia el Caribe .
Al mismo tiempo, Maduro advirtió sobre el grave peligro de la contraofensiva de las fuerzas de la derecha y sus sostenedores desde el exterior, que buscan torcer el rumbo progresista que se está extendiendo en América Latina para evitar que se consolide y se torne irreversible. Venezuela es un buen ejemplo en este sentido. Maduro expuso las maniobras criminales que están desplegando las fuerzas de la derecha en su país, las cuales se niegan a reconocer su derrota electoral y que incitadas por Henrique Capriles desde el 15 de abril han provocado muertes de militantes chavistas (que alcanzaron a 10 mientras Maduro estaba en nuestro país), incendios de Centros de Diagnóstico Médico, de sedes electorales y de partidos políticos, de viviendas colectivas, todo ello con el objetivo de crear el caos y un clima propicio a la reedición del golpe de estado de abril de 2002, del cual Capriles fue uno de los principales ejecutores, con el asalto pistola en mano a la embajada cubana en Caracas. Alertó con razón sobre el rebrote de una derecha peligrosa que pretende infestar de fascismo a los países latinoamericanos. Dijo también, en la reunión con la central obrera PIT-CNT en Uruguay, que la derecha con su embestida permanente tiene un plan para buscar la desestabilización ante lo que está sucediendo en América Latina . Basta ver las invectivas y las amenazas (concretadas en agresiones sistemáticas) que profieren a diario Capriles y sus acólitos por Globovisión para advertir que la caracterización de fascista es totalmente adecuada. Con el agregado de que esta campaña desaforada y provocativa, atizada a cada rato por nuevos exabruptos, se ve multiplicada al infinito por la explosión mediática más infame de estos días, desplegada por los medios de la derecha de EEUU, de América y de Europa, unidas en el propósito miserable de desconocer al gobierno conquistado por la mayoría del pueblo venezolano. A nuestro país ha llegado el diputado opositor Leopoldo López, y le han batido el parche los sectores políticos de la derecha, blancos y colorados. Los independientes también se subieron a ese carro maltrecho.

Integración solidaria
Veamos, antes de desarrollar este aspecto, los resultados beneficiosos para nuestros países de la visita del presidente Maduro, que se selló en una serie de acuerdos concretos, en un marco de integración solidaria.

En el caso de Uruguay, se trata de acuerdos en materia energética entre  ANCAP y PDVSA, entre el Metro de Caracas y la empresa recuperada Urutransfor, que fabricará transformadores con ese destino, y otros referidos a ciencia y tecnología, a software (sector en que Uruguay despunta a nivel internacional), a alimentación, puertos,  defensa (acuerdos de cooperación logística) y en materia de  salud un memorándum sobre donación de trasplante  de células, tejidos y órganos. Los convenios establecen el suministro de crudo de Venezuela de hasta 10.800.000 barriles por un año (desde el  mes entrante hasta junio de 2014);  de coque y de carbón, y además Venezuela se compromete a capacitar a trabajadores de ANCAP en diversas áreas del complejo petrolero. ANCAP participará asimismo en una empresa mixta de explotación petrolífera en Venezuela. La empresa Aire Fresco SA comercializará hacia Venezuela productos avícolas, cárnicos, cereales y lácteos. En la entrevista con el ex presidente Tabaré Vázquez, Maduro recordó el aporte de Venezuela, en ocasión de la visita de Chávez a nuestro país, para salvar de la quiebra a la institución financiera COFAC, así como su aporte de 17,6 millones de dólares para el Hospital de Clínicas y su contribución para el Instituto de Oncología y para la industria recuperada Urutransfor. De esto último se habló en particular en el acto realizado en la sede de la central obrera PIT-CNT, en el que también participó Mujica. Esta empresa, luego de quebrar en 1999 y estar ocupada durante tres años, reabrió de la mano de sus trabajadores, que ahora son sus dueños, y en estos últimos dos años llegaron a vender su producción a Ecuador y a Bolivia.
El presidente de PDVSA, Rafal Ramírez, dijo que estos convenios son mutuamente beneficiosos, que están enmarcados en los acuerdos firmados por su país con países emergentes con el objetivo de diversificar sus puntos de destino ante la crisis de las economías más avanzadas, como EEUU y Europa. Recordó que desde que surgió en Venezuela el petróleo, en el año 1914, su país tuvo el papel de satélite de EEUU y estimó en más de 50 mil millones de barriles las ventas de crudo al país norteamericano.
Con Argentina (donde Maduro asistió a un gran acto de masas en el estadio de All Boys, en la capital), se firmaron 12 acuerdos de complementación productiva, en el área agropecuaria, energética y de seguridad alimentaria, de construcción de barcos atuneros, así como acuerdos sobre Televisión Digital Abierta (TDA). El intercambio comercial bilateral entre ambos países pasó de 616 millones de dólares en 2004 a casi 3.500 millones de dólares en 2012.

Se recordó que Venezuela compró bonos por 5.600 millones de dólares entre 2005 y 2008, cuando Argentina no tenía acceso a los mercados financieros y comenzaba a salir del elevado default declarado en 2001.
En Brasil se consolidó la alianza estratégica entre ambos países, que ya está asentado en sólidas bases en materia de intercambio energético (construcción conjunta de refinerías) y agropecuario, entre otros diversos rubros. Vamos a un proceso de consolidación del Mercosur , dijo Maduro en Brasilia, y señaló que traía una propuesta de agenda para consultar con Dilma Rousseff para cuando asuma, el 28 de junio, la presidencia del bloque.


Blancos y colorados con los golpistas venezolanos
Al mismo tiempo que Maduro llegó a nuestro país (y luego lo siguió a Argentina) el diputado opositor Leopoldo López, acogido amorosamente por los blancos y los colorados, así como por el consorcio mediático respectivo. Los ministros que acompañaban a  Maduro lo desenmascararon sin vueltas. El ministro de Comunicaciones, Ernesto Villegas, declaró que la derecha venezolana quiere volver a sus andanzas golpistas. El vocero que trajeron al Uruguay, Leopoldo López, es un golpista que pretende dar lecciones de democracia. Buscan ahora el apoyo internacional para conseguir de esa forma lo que no consiguieron por los votos, ni por el golpe, ni por el sabotaje . El canciller Elías Jaua expresó que el diputado opositor es un elemento fascista que ha dirigido hechos violentos y que forma parte del peor aparato represor de la ultraderecha venezolana . Aclaró asimismo que en su país se logró sofocar un brote de violencia fascista y ahora el pueblo cuenta con una estabilidad política firme y sólida .

La oposición uruguaya (sobre todo los senadores Ope Pasquet y Luis Alberto Heber, también el independiente Mieres) se hizo eco de los infundios del opositor venezolano al pretender negar legitimidad a las elecciones del 14 de abril, y demostraron una ignorancia supina sobre el proceso electoral venezolano, en conjunto y en cada uno de sus detalles. Ignoraron que no existe proceso electoral en el mundo que haya sido avalado por semejante cúmulo de opiniones de observadores técnicos y políticos de decenas de países, al punto de que el ex presidente Carter dijo que dicho sistema es el más perfecto de todos los que ha presenciado en decenas de elecciones en varios continentes. Así lo avaló también la Unasur por la totalidad de sus integrantes, sin excepción, y miembros de la Corte Electoral uruguaya y de muchos otros países que observaron todos los aspectos de la votación. El sistema ha sido sometido a 18 auditorías antes y al final de la elección, que transcurrieron a entera satisfacción de todos los participantes, hecho que Pasquet y Heber ignoran olímpicamente. Además, los testigos de cada partido tienen copia de las actas de cada una de las mesas. Al final de la votación se efectuó la auditoría del 54% de las mesas, y recién después se anunció el resultado que daba vencedor a Maduro, en la noche del domingo 14 de abril. 
Pero hay otros hechos más que ignoran los opositores uruguayos. A pedido de la oposición, el Consejo Nacional Electoral resolvió realizar una auditoría complementaria sobre el 46% de las mesas restantes, según un cronograma establecido con toda precisión. El lunes 6 de mayo se revisaron 348 mesas de votación y al día siguiente, martes 8, otras 346 mesas. El resultado es que se verificó una exactitud del 99,98% entre los comprobantes de votación emitidos por las máquinas electorales y las actas de escrutinio. El resto, que es menor al 0,02%, corresponde a comprobantes de votos mal impresos. Y esto tampoco incide en lo más mínimo, porque también en este caso el voto se registra en la máquina de votación y es escrutado y totalizado junto al resto de los sufragios.
Lo que también ignoran los opositores uruguayos es que Capriles no pudo presentar ninguna prueba de fraude o ilegitimidad que respaldara las acusaciones que profería a voz en cuello. ¿Cómo era posible que hubiera algún fraude si todos los testigos de la oposición, en cada una de las mesas, firmaron las actas respectivas y avalaron todo el proceso? Para responder a esa pregunta, tuvo la desfachatez de afirmar (en reportaje al diario Panorama)  que todos sus testigos fueron amenazados de muerte. Luego, en la misma entrevista, admite que el sistema electoral automatizado  arrojó los votos escrutados, y que las máquinas no me robaron la elección , lo que contradice su demanda inicial de recuento de todos los votos. De eso se hicieron eco aquí Pasquet, Heber y tutti quanti.
La otra característica de su lamentable posición es que alegaron violencia de parte de los chavistas, cuando fueron las huestes de Capriles las que desataron una ola inaudita de violencia y muertes (reiteramos que ya se contabilizaron diez) a partir del lunes 15. Y siguen incitando a continuar por esa vía, desconociendo hasta hoy la limpidez del acto y del sistema electoral, que el representante de la Corte Electoral uruguaya, Wilfredo Penco, calificó de sólido, eficiente y plenamente confiable , en absoluta sintonía con Carlos Chacho Álvarez en nombre de Unasur.
La conclusión de todo este proceso la realizó Maduro en el acto en la central obrera uruguaya. Aludió a la derecha y su embestida permanente contra el gobierno bolivariano . Afortunadamente agregó- es un proceso democrático transparente el que se vive en Venezuela . Destacó la victoria heroica que tuvo este proceso el 14 de abril frente a estas amenazas de la derecha. Nadie detendrá la revolución venezolana. Por la vía de la democracia y la libertad seguirá venciendo .

(*) Periodista

                                                     *              

  Puede parecer repititivo, pero si consideramos que este blog ha sido creado para contribuir, de alguna medida, a la tan necesaria e imprescindible unión sudamericana, se darán cuenta que este tema, ha sido tratado con cierta timidez. Y timidez, es la única cosa que debe faltar en este objetivo político-regional. Ejemplos de sobra, los tenemos en los discursos del Cte. Hugo Chávez, Rafael Correa, Cristina Kirchner, Evo Morales y José Pepe Mujica. 
  En cierta medida, también la Sra. Dilma Rousseff se ha pronunciado sin timidez al referirse a este tema. 
   Desde las filas de los enemigos de la unificación de naciones del cono sur, se distribuyen comentarios, opiniones y pronósticos...y veladas amenazas, para debilitar esta ola ideológica, creada por Chávez a fines de los 90, con el tardío temor de que se convierta en Tsunami. Y digo tardío temor, porque en un principio, los politólogos a servicio de esos enemigos, subestimaban todos los discursos unificadores que el extinto Presidente venezolano, pronunciaba casi a diario. El fenómeno Chávez, - "ex-golpista", proveniente de las clases más humildes, mestizo y militar, no podría sobrevivir a un primer mandato a las estrategias livianas de las clases altas (oligarquías), para sacarlo del poder, vilipendiarlo y hasta acusarlo de delitos imaginarios por prominentes personajes del Empresariado criollo y extranjero; profesionales del Estado de derecho y esclesiásticos burgueses de toda índole.
   Ahora Maduro, recarga las baterías que se fueron descargando a través de 14 años bajo el comando de Hugo Chávez. Y parece que esos enemigos de la unificación, no tolerarán que un conductor de ómnibus y gremialista obrero, refuerze la  lucha por la unificación.
   Cómo harán eso, está por verse. Lo que ya es un hecho, es que las consecuencias para el pueblo venezolano, en caso de que se concretize una invasión-golpe, serán calamitosas, pues la patria de Bolívar quedará absolutamente aislada del resto del continente sudamericano. 
   
                           *              *             * 

   Walter E. Carena
  Twitter: @wcarena