Buscar este blog

sábado, 11 de mayo de 2013

Israel y EEUU deben renunciar a su obseción expansionista, y limitarse a vivir dentro de sus fronteras originales.
  
  Imágenes extraídas de Google

   La historia de la humanidad, dice que los humanos adquirieron el poder de razonar, para expandir sus fronteras a como dé lugar. No se contentan - como el resto de sus semejantes animales - con su propio territorio. Tienen históricamente, la obseción de invadir y anexar por la fuerza, el habitát de otras etnias; de saquear las riquezas y poses de otras civilizaciones, e imponer sus estilos de vida y sus filosofías culturales.
  Pero existe una mayoría de estos seres pensantes, que no sufre esta obseción desequilibrada, y quiere convivir en paz con sus vecinos. Es más, quiere gozar de la amistad y la armonía, con cuanto semejante tenga la oportunidad de conocer.
  Es precisamente porque esta mayoría es muy superior, que inventaron - e inventan continuamente - armas cada vez vez más letales a larga distancia.
   Las guerras se han convertido en un imperioso bien de consumo. Al punto de que, desde un fabricante de balas, hasta un simple y mediocre medio de comunicación, factura considerables sumas de dinero vivo, gracias a ellas. Nada mejor, para ganar dinero fácil y rápido, que las guerras que asolan el planeta, desde que el hombre comenzó a razonar. Leonardo Da Vinci (por nombrar solo a uno de los más conocidos), se enriqueció rápidamente, al poner su cerebro a funcionar a servicio de los obsecivos poderosos que querían expandirse y saquear comunidades que ni siquiera conocían, pero que sabían que allí estaban: Da Vinci inventó numerosas armas, letales para la época.
  Israel clamaba, desde que fué expulsado, dos mil años atrás, de su territorio original, por poseer una nación en Medio Oriente (el mismo territorio de su origen). A fuerza de muchos muertos y mutilados, en una guerra de "recuperación" contra los árabes, en 1947, recuperó por fin, su tierra  original. Pero nunca se conformó con ella, quería - y quiere - más y más territorio, sin importarle ninguno de los "daños colaterales" que ha ocasionado - y ocasiona -. 

 EEUU es peor

 Evidentemente que es así. A diferencia de Israel, que hizo una "Guerra de Recuperación Territorial", los norteamericanos anglosajones, robaron - cuando no pudieron comprar - la mitad del territorio mexicano, con la sola idea de expandirse, pues en aquellos tiempos, no estaban poseídos por el demonio del petróleo. Es claro, que su ambición estaba focada en otros recursos, y en otras políticas regionales.
  En nuestros días, las masacres tienen un componente primordial, que es yanqui-sionista. También las hay con otros componentes, pero el primero, es el que perjudica a todo el planeta. 
  Algún día, esta dualidad perderá vigencia, hegemonía y poder mundial. Parecerá una buena noticia.
  La mala noticia, será que si pierde esas tres condiciones, será porque otra la sustituirá. Y todo comenzará de nuevo...y el día del Juicio Final, parecerá una charlatanería. ¿La culpa?...es de la condición humana negativa, que si bien es minoría, estará cada vez mejor armada.
  Las religiones, lejos de subsanar esas catástrofes sociales, en muchos casos, las provocó...y no gritan en los púlpitos, que las matanzas deben tener fin, que la sociedad decente y honesta debe manifestrase en pro de la paz...tal vez haciendo el sacrificio de parar de producir - trabajar- por tiempo indeterminado, amenazando colapsar la economía mundial, de la que se nutren los crueles e inhumanos señores de la guerra.  

                             *                *               * 

        Walter E. Carena
      Twitter: @wcarena