Buscar este blog

viernes, 8 de marzo de 2013

Fascismo cristiano avanza en los EEUU (y Latinoamérica está en su mira)



               
                                                           Pastor Jerry Falwell.

  La religión del neoliberalismo reúne fundamentalistas contra el humanismo y los derechos fundamentales, y aumenta su influencia en Hollywood, Wall Street y Washington.

Por José Arbex Jr.

   El fascismo cristiano, integrado por organizaciones católicas y evangélicas avanza en EEUU, y gana cada vez mayor influencia y poder de movilización, a pesar de la derrota electoral de Barak Obama (Congreso). Redes universitarias, asociaciones destinadas al proselitismo, grupos de información, entretenimiento y empresariales evangélicos, movilizan centenas de millones de dólares y ejercen gran influencia en Hollywood, Wall Street y Washington. La alarma, se acciona por un creciente número de libros, trabajos académicos y artículos publicados en la Prensa liberal eeuunidense.
  Para Aurora A.F. Alexander, por ejemplo, está en curso una estrategia de largo alcance, anunciada por el documento "El mandato de las Siete Montañas de Influencia", escrito en 1975 por Loren Cunninghan y Bill Bright. El documento orienta la acción evangélica para siete áreas:
1)- Leyes y gobierno.
2)- Comercio y finanzas.
3)- Educación.
4)- Medios y comunicación.
5)- Arte y entretenimientos.
6)- Familia.
7)- Espiritualidad e Iglesia.
  Con profusión de datos, expuestos en el libro Religious Right (Derecha Religiosa - la principal amenaza a la Democracia editado en 2011) Alexander demuestra que la estrategia  fue, hasta ahora, muy bien sudedida.
  El principal objetivo de los fundamentalistas es el de destruir la Cláusula del Establecimiento (Establish-ment Clause), redactado por Thomas Jefferson como parte de la Primera Enmienda a la Constitución, que, por su vez, es uno de los diez artículos que componen la Declaración de los Derechos. "El Congreso no aprovará leyes con objetivo de establecer una religión, ni de prohibir el derecho a la libertad religiosa", establece la cláusula, creando un "muro" para separar Estado y religión. El fascismo cristiano, en afrenta a todas las evidemcias históricas, inventó y alimenta la fábula según la cual los EEUU fueron fundados como nación cristiana, y deben por eso, ser gobernados por la ley bíblica. Para ellos, cualquier forma de humanismo, incluyendo el legado iluminista, debe ser condenada por blasfemia, herejía o cosa del demonio.
  Su principal argumento, esgrimido por una corriente intitulada dominionista (abrazada por ejemplo, por Sarah Palin, candidata a vice de John Mac Cain en 2008), se encuentra en el Génesis 1:26: "Entonces Dios dice: Hagamos el hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza  y domine él sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales domésticos, sobre toda la tierra y sobre todos los reptiles que se arrastran en los suelos". Para los doministas, el hombre hecho a semejanza e imagen de Dios, solo puede ser cristiano, a quién le fue dada la autoridad y la ley (bíblica) para gobernar sobre todas las cosas de la Tierra.
  Es eso, que explica los ataques al gobierno federal: si el país debe ser gobernado por cristianos, con base en la Biblia, cualquier otra forma de autoridad es indeseable. Cuanto más débil el gobierno, mejor. También es de ahí que salen las campañas a favor de la Creación y contra la Evolución darwinista; la condena a las pesquisas con células tronco y contra todas las formas de asociación contrarias al mandato bíblico de "creced y multiplicaos", incluyendo el aborto y el casamiento entre personas del mismo sexo. Es de ahí, la convergencia de fuerzas  entre fundamentalismos evangélicos y católicos. De ahí sale también la aversión (y agresión) de ambos al Islam - el enemigo contra el cual la Europa medieval contruyó la identidad cristiana - irónicamente, ellos ambicionan para EEUU aquello que es una presuposición del fundamentalismo islámico: la total fusión entre Estado y  religión.
  Es claro, que el avance del fascismo cristiano obedece a una lógica política y material: no es otra cosa que la religión del neo-liberalismo. El principio de "menor Estado posible" (privatización y desregulación), expresa la confluencia doctrinaria entre ambos. No por casualidad, le cupo al presidente Ronald Reagan, el profeta del neo-liberalismo, extender la alfombra roja de la Casa Blanca y del Partido Republicano a los fundamentalistas cristianos en los años 80 (cuyas peores consecuencias, las sufrió Latinoamérica ) como reconoce uno de sus más importantes líderes, el (nefasto) pastor Jerry Falwell. Hoy, los candidatos republicanos a cargos electivos solo tienen chance, si son aprobados por el Tea Party, que organiza la intervención de los fundamentalistas dentro del Partido Republicano. Eso significa que uno de los pilares de la democracia eeuunidense (o lo poco que resta de ella) es rehén del fascismo cristiano.
  La campaña del mormón republicano Mitt Romney, en 2012, explicitó los fundamentos económicos del fascismo religioso, especialmente al declarar su repulsión a los 47% de "vagabundos" (jubilados, desempleados, pobres e indigentes) que "se creen que pueden vivir a espensas del Estado". El ala católica, (representada por el vice  Paul Ryan) hizo chantaje contra Obama: amenazó con el cierre de su red de Hospitales (que comprende 13% de los 5 mil existentes en el país y emplea 600mil personas) si las leyes previstas por el Obamacare obligasen a sus médicos la práctica de aborto (lo que podría suceder, vía convenios con empresas aseguradoras y con el sistema público de salud). Es difícil tomar esa amenaza en serio, cuando se considera que, para el Vaticano, devoción a Dios se traduce en la adoración a Mamon (espíritu bíblico que opera por detrás de las cosas materiales <riquezas>). Pero tal amenaza, tuvo un obvio sentido político: imponerle al Estado la primacía de la opción religiosa, lo que contraría, evidentemente, la Cláusula del Establecimiento - un principio religioso privado (la condena al aborto) no puede ser superior al bien público: los hospitales católicos, como otros cualquiera, están sujetos a las leyes del país.
  No quiere decir que el Partido Demócrata alimente convicciones iluministas. Obama, por ejemplo, termina sus discursos con "Good Bless América" (Dios bendice a América), tornado por Reagan una pieza obligatoria en la retórica presidencial. 
  El cuadro es terrible, los idiotas que creen que la mayor amenaza al planeta son la supuestas (e inexistentes) armas nucleares de Irán, deberían pensar en lo que significa la transformacion de  los EEUU en una teocracia. Por otra parte, ¿cuál de las dos posibilidades tiene más chance de suceder antes? 
 Artículo publicado en la revista mensual "Caros Amigos" en febrero de 2013.

                               *                  *                 * 
  
    Esta nota nos deja muy bien informados sobre las razones de la extensión geopolítica de la filosofía teocrática. En los 80, los teocráticos aprovecharon el hervor en la sopa de la Guerra Fría, para hechar sus fideos religiosos, y tuvieron suerte...se cocinaron muy bien. De ahí la explosión expansionista de las religiones evangélicas, que ha logrado amalgamar - aunque solapadamente - a los católicos, mormones, bautistas (donde vivo, el pastor de la iglesia bautista, es eeunidense), etc. Juntos, combaten la competencia islámica (2ª religión más grande del mundo: 1820 millones de fieles) porque el objetivo principal, es que el cristianismo reine en el planeta: Dictadura religiosa universal.
  Ya he escrito sobre las religiones, y no habrá sido difícil detectar mi pocisión a respecto de ellas. He hecho públicamente preguntas tales como "¿Llegará el día en que la humanidad evolucione y crezca intelectualmente, al punto de nunca más necesitar de las religiones?" Es asustador pensar que seremos gobernados por sistemas teócratas. Nos convertiríamos en ovejas, literalmente, y no subjetivamente. ¿Por qué otorgarle tanto poder a entidades que predican espiritualismo, cosas del alma...y practican un materialismo agresivo, cosas de dinero, recaudación, diezmos, limosnas, construcción de templos que parecen castillos del futuro, desplazamiento personal en vehículos de lujo. Contradiciendo los sermones y ejemplos del hombre más humilde y humanista que haya existido: Jesús de Nazaret.
  He afirmado muchas veces que para creer en Dios, conversar con Él, pedirle perdón y rogarle favores, no es necesario que las religiones nos enseñen a hacerlo, no tiene por qué haber intermediarios entre las personas y Él. El amor al Todopoderoso debe sentirse, no aprenderse; no debemos temerle (como muchas religiones predican), ¿cómo temerle a quién nos ama y amamos?;  leer la Biblia no es sinónimo de religión, es adquirir conocimientos filosóficos antiguos, aprender lecciones de comportamiento moral y social, conocer parte de la historia del Cristo...y darnos cuenta de la hipocrecía de todas las iglesias cristianas. Hagamos lo que Él predicó, no lo que los "pastores" y "sacerdotes" nos dicen  qué quiso predicar.
  Imaginen a Jesús predicando en Palestina, vean sus vestes, sus ademanes, la forma como se dirigía a quiénes le escuchaban, vean su mirada recorriendo a la multitud, vean donde se sentaba a escuchar los lamentos de los infelices que le rogaban palabras de aliento. Ahora miren al Vaticano, vean la vestes de quiénes predican los enseñamientos del Cristo; miren los templos evangélicos, mormones, bautistas, vean y escuchen  a los pastores....¿no es una total falta de respeto a nuestro amadísimo y salvador, Jesús de Nazaret? 
   

  Le estamos haciendo el caldo gordo a los que sueñan con la implementación de la Dictadura Cristiana Universal.
  Reflexionar no cuesta nada, y nos deja mucho más seguros y conscientes de nuestro lugar en la sociedad. 

  Walter E. Carena
  Twitter: @wcarena