Buscar este blog

viernes, 4 de enero de 2013

¡Malvinas! Argentinas y sudamericanas.


        

      Imágenes extraídas de Google


  Es una vergüenza para nuestro continente, que aún existan colonias europeas como Las Malvinas y Guyana Francesa.
  Ya entramos en el siglo XXI, y ellos continúan en pose de grandes extensiones de nuestro territorio. No era de extrañar, cuando nuestros países eran gobernados por títeres de gobiernos y de oligarquías extrangeras, que ha cambio de una rápida riqueza personal, no solo toleraban su presencia invasiva, sino que les facilitaban concesiones y privilegios, impensados para los empresarios y comerciantes criollos.
   Hoy hemos logrado unirnos ideológicamente en la mayoría de nuestros Estados Republicanos, poseemos una independencia con relación a las potencias extra-continentales, cada vez más fuerte. Y administrándonos libres del FMI y otras entidades financieras, logramos mejorar muy significativamente la calidad de vida de los habitantes del Cono Sur. Clara prueba, de que la capacidad de nuestros gobernantes y economistas, no le envidia nada a los de afuera. De la misma forma que con la Economía, también nos hemos destacado en Política Internacional. Si bien, hemos tenido roces diplomáticos entre nosotros, nos podemos enorgullecer de haber encontrado soluciones pacíficas, algunas veces con la intermediación de otros vecinos que no estaban directamente involucrados en los litigios, y a nadie se le ocurrió acusarlos de Ingerencia. Todo lo contrario, se les agradeció su intervención. El caso de Ecuador y Colombia, el de Venezuela y Colombia, el de Argentina y Uruguay y el de Bolivia y Chile, son los más recientes, en los que Brasil tuvo mucho que ver en el mantenimiento de la paz, y en el de allanar el terreno hacia la buena vecindad.
  América del Sur, se puede jactar de mantener relaciones amistosas con todo el mundo (el caso Argentina - Gran Bretaña, es la única excepción... y hacia allá vamos, con este post).
  De momento, que ya no dependemos imprescindiblemente de Europa y América del Norte, creo que es hora de juntar nuestras fuerzas diplomáticas, y comenzar a pedirle amablemente a Inglaterra y Francia que abran mano de sus últimas colonias instaladas hace dos siglos en nuestra Sudamérica. Debemos pedirles amistosamente, que no nos hagan seguir pasando vergüenza. América Sureña es nuestra casa, y ya no toleramos asentamientos extrangeros dentro de nuestras fronteras.
   Me pregunto: ¿Cuáles serán las consecuencias sociales, si UNASUR resuelve tomar medidas económicas contra esas dos potencias, caso ignoren nuestros pedidos amables y amistosos, de devolvernos los territorios en cuestión?
  No debemos escuchar, ni responder a las retóricas absurdas y entreguistas de los claudicados criollos, que critican y se oponen a los reclamos de Argentina por Las Malvinas, pues su reclamo también es el de los que se oponen al colonialismo arcaico, de los que soñamos con una Patria Grande, independiente y soberana.
  La Unión Sudamericana, tiene muchas más posibilidades de éxito a corto plazo, que la Unión Europea. Pues ésta última, se unificó visando únicamente objetivos financieros: la Unión solo era pensada en términos mercantiles. El que sostenga lo contrario, o está totalmente mal informado, o prefiere seguir fiel a la propaganda que es utilizada para ocultar el verdadero objetivo.
  Sin embargo, la unión de naciones de nuestro continente, prioriza objetivos más sociales que financieros: Valores como la solidariad y asistencia recíproca; defensa militar conjunta, e intercambio de Ciencia y Tecnología, están en el primer renglón de los tratados primarios de la unificación; en el segundo, están los objetivos financieros como la moneda única y el ya encaminado Banco del Sur; el intercambio comercial, que envuelve las transacciones aduaneras y fronterizas, también aparecen prioritariamente en este renglón.
  Como vemos, y como ya circula por muchos medios, Sudamérica es la 5ª potencia del mundo. Potentes lo suficiente para pararnos firmemente, y hacerles saber a Gran Bretaña y Francia, que aunque nos lleve mucho tiempo, recuperaremos Las Malvinas y Guyana Francesa.  Su necedad, solo les perjudicará, pues aunque no estaríamos dispuestos a levantarnos en armas, sí lo estaríamos a trabarles los negocios con nuestros paises, que tantas ganancias les reportan, desde hace doscientos años. 

                         *                      *                   *

 Walter E. Carena
 Twitter: @wcarena 

  Recomendación especial:  ¿Quién es el Eje del Mal?
Si ese Eje existiera, tendría su capital en Washington, y una sucursal en Bruselas.
De manera general, el oligopolio de los medios de comunicación en EEUU, en Europa y en Japón, desenvuelve una campaña cotidiana contra el Eje del Mal, sea para crear miedo e inseguridad...
Siga leyendo: 

http://unisudamericana.blogspot.com.br/2013/07/quien-es-el-eje-del-mal-si-ese-eje.html