Buscar este blog

lunes, 10 de diciembre de 2012


Un gran ejemplo de humildad y buena voluntad.
Presidente de Uruguay, José Mujica Cordano.
(Materia de la inefable Red Globo) Video adjunto.




   Es increíble el impacto positivo que tuvo en Brasil, esta materia.
   A nadie se le escapa, que no fue por casualidad que la Globo le dedicó poco más de 6 minutos, a nuestro querido y entrañable "Pepe Mujica". Sabían muy bien en qué momento causaría ese impacto.
   La Red Globo y todos los canales de TV brasileñas, se regocijaron durante meses, con el escándalo del llamado Mensalão, y Juicio  de los involucrados en ese muy trillado esquema de corrupción. El resultado fue el esperado: el público reaccionó como lo habían programado "Vieron políticos brasileiros, si el Presidente de Uruguay puede vivir austeramente, ¿por qué Uds. no pueden?"; "Mujica demuestra que se puede gobernar sin entrar en esquemas de corrupción"- pues por estas bandas, se dice que es imposible gobernar sin formar parte de la corrupción.
   Los contras - que siempre los hay - alegan que el Pepe puede darse el lujo de ser el Presidente más pobre del mundo porque Uruguay es un país muy pequeño, contradicendo un viejo dicho inventado por ellos mismos:"Tamanho não é documento".  En cada cosa que se les demuestra la supremacía en Educación Pública; combate a la corrupción; control de la natalidad; etc, te responden con la misma retórica, de que en Uruguay es posible porque es muy pequeño, como si ser grande, fuera una maldición de imposibilidades sociales.


 




   Lo que realmente se desprende del "caso Mujica", es que no es necesario "pasar de clases" - media o baja, a alta - para tener credibilidad, no solamente con el pueblo, sino con el resto de la clase política y empresarial; no se necesita enriquecerse para frecuentar las reuniones de negocios  con la élite de la sociedad; no es necesario pagar para obtener una entrevista con los altos medios de comunicación, éstos van atrás, golpean sus puertas; tampoco se necesita hacer cursos de relaciones públicas, para ser Presidente.
   Todos los que vieron y verán este reportaje, dicen que Mujica es un buen ejemplo para los políticos de sus propios países, pero... ¿tendrán presente ese ejemplo, a la hora de sufragar en las próximas elecciones? Porque candidatos al estilo "Pepe Mujica" siempre hay (o por lo menos, parecidos).
   En países como Perú,  Colombia o Chile, se ha arraigado la idea clasista, de que un candidato humilde, de clase media o baja, es un ignorante, y nadie piensa en votarlo. Hasta se ríen de la osadía de pretender disputar la Presidencia de su País. Ven el caso Mujica como una cosa rara, producto del voto castigo de una población que ha perdido la confianza en la clase política tradicional.
   Cuando lo oyen hablar en su típico lenguaje gauchesco, lo encuentran gracioso, ni se imaginan el alto grado de cultura intelectual, que posee ese "gaucho oriental".
   Lo curioso, y hasta risible es que dicen admirar al Presidente de Uruguay, pero jamás votarían a un ex-guerrillero con un estilo de vida tan humilde en su Nación, pues la oligarquía, utilizando los medios masivos de comunicación, les ha inculcado que los guerrilleros son delincuentes, y no revolucionarios; que los humildes son ignorantes, y no poseedores de una gran honestidad.

    Walter E. Carena
    Twitter: @wcarena