Buscar este blog

jueves, 1 de noviembre de 2012

El Perú oculto.


 
Imágenes extraídas de Google

  Se han hecho varias encuestas dentro del mismísimo Perú, sobre si los indígenas y trabajadores rurales conocían sus derechos y si sabían cómo reclamarlos y defenderlos. Una de las organizaciones no político-partidarias, que se mostró más preocupada con este asunto, fue la PUCP (Pontificia Universidad Católica del Perú), que a través de su IOP (Instituto de Opinión Pública) realizó las encuestas en diferentes épocas.
  Grande fue la sorpresa, cuando los resultados dieron siempre una mayoría absoluta a la respuesta de que sí, los indígenas y trabajadores rurales conocen sus derechos y saben como defenderlos.
   Tal resultado, sorprende por que es precisamente al revés: la mayoría de esas personas, no solamente desconocen sus derechos, si no que ni siquiera están incriptos en los Organismos Electorales del Perú. Hay millones de personas que no saben que tienen derecho a votar, y quién lo sabe, no puede hacerlo por un sin fin de razones burocráticas. Fue uno de los motivos por el cual se combatió y luego se estigmatizó negativamente, al Gral. Juan Velasco Alvarado; este militar, tenía la idea fija de alfabetizar cultural y cívicamente, hasta el último peruano que habitara el rincón más recóndito de su país.
            Juan Velasco Alvarado.                Libro de los reglamentos de la Reforma Agraria, implementada por el militar socialista, que a través de un golpe de Estado, gobernó en 1968-1975.


  En la década de los 60, surge un incipiente movimiento político de corte comunista-maoista, que se transformaría en el crónico dolor de cabeza para los peruanos - lejos de ser una alternativa de cambios hacia la justicia social - hasta nuestros días.
   Éstos, perderán poder de fuego y de terror, cuando las masas de trabajadores metropolitanos y rurales, comienzen a insertarse activamente y en forma conjunta, en la Política propiamente dicha; sin amenazas de violencia;  sin extorsiones; ni violaciones a los derechos de sus rivales. Los libros serán sus mejores armas, libros como: la Constitución Nacional; Leyes laborales, e Inteligencia Emocional, entre otros.

 Sendero   Luminoso
 Resultado de imagen para sendero luminoso            
             
                                                                                                 
Hay quién dice que el Perú es un bastión de la derecha, que allí el Socialismo real no tiene cabida. ¿Cómo saberlo, si el sistema político-cultural ha estado herméticamente cerrado? No es fácil - y en algunos casos, imposible - encontrar en sus librerías, bibliotecas y quioskos, literatura Marxista o simplemente Socialista moderna. El máximo referente vivo de la cultura escrita, es un político de marcada y confesada orientación neo-liberal (derecha), que pretendió ser Presidente, al candidatarse a tal investidura en 1990.
     
   Después del susto político que las ideas de Velasco Alvarado, provocara en las élites empresariales peruanas y EEUUnidenses, el sistema financiado y controlado por estos asustados oligarcas, se aprimoró de tal forma, que palabras como: Comunismo; Socialismo; Marxismo; Leninismo y Revolución, pasaron a, primeramente, estar prohibidas, luego se estigamtizaron al punto de convertirse en palabras esquivas, insultantes y temidas. Aún hoy, este absurdo convive en el día a día de los peruanos.
  Practicamente no existen medios de comunicación izquierdistas, ni radiales, televisivos y escritos ( este último, es el  que valientemente resiste en algunos bolsones populares, aunque con muy poca expresión comercial).
   La parte del Perú oculto, está paradojalmente escondido a cielo abierto. Porque no lo ve el que no quiere, o el que tiene vergüenza, o al que no le conviene, o el que cree que Dios Nuestro Señor se ocupará de ellos.
  El Perú, como todas las naciones sudamericanas tiene posibilidades de cambio, hacia la Justicia Social, hacia el rescate de los valores morales elementales. Debería allanar el terreno a esas posibilidades, dejando para tercer plano, superficialidades como la estética física y social; pasatiempos huecos, como juegos inútiles para el crecimiento intelectual; religiones snobs, prometedoras de falsos paraísos a cambio de diezmos obligatorios; programas televisivos y radiales ridículos, que empobrecen el intelecto de hombres y mujeres de todas las edades. Obsérvese que  los puse en un tercer plano, no en una erradicación (aunque esto sería lo ideal).
  Esas superficialidades, han sido proposital y cuidadosamente, impuestas a través de la TV, y revistas de papel con llamativos diseños y tentaciones nocivas para las buenas costumbres, y mejores convivencias.
   En conversación con mi cyberg-amigo peruano, he constatado una cierta falta de esperanza en esas posibilidades de cambios permanentes. Le he respondido que la esperanza radica en los cuadros de la juventud de su país. Son los jóvenes los que han sembrado semillas de revoluciones sociales sin armas metálicas, por todo el mundo, en los dos últimos siglos: Los estudiantes franceses a mediados del siglo XX; los jóvenes yuppies y hippys en EEUU, en la década de los 60 del mismo siglo; los estudiantes alemanes en la demolición del muro de Berlín, y en nuestra América, y aún en el siglo actual, sobran ejemplos del papel que los estudiantes  de diversas naciones protagonizaron, en profundizar cambios que existen hasta hoy.
   La juventud peruana, tiene tanta energía y madurez como sus hermanos vecinos, solo falta que despierte de la somnolencia que el brillo de las superficialidades provoca. Inevitablemente, es responsabilidad de los pocos jóvenes que ya despertaron, ayudarlos a salir de ese sopor embriagador. Por lo tanto, éstos tienen que comprometerse con mucha paciencia, en una tarea que no será fácil, ni rápida.

                          *              *             *
  Walter E. Carena
  Twitter: @WCarena



¡Juventud...divina esperanza! VI
Argentinazo Cívico por los jóvenes.


Nota extraída de Página 12.                                            Mi opinión, al final del artículo.

Por Miguel Jorquera
Con un quórum ajustado, el kirchnerismo y sus aliados convirtieron en ley el proyecto que otorga derecho a voto a los jóvenes de 16 y 17 años casi sobre la medianoche. Con 131 votos a favor, 2 en contra y 1 abstención, se aprobó la norma que incorporará cerca de un millón y medio de jóvenes al padrón electoral para las elecciones legislativas de 2013. Toda la oposición se retiró del recinto poco antes de los cierre de los jefes de bloque, luego de la intervención del líder de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, que replicó duramente los cuestionamientos de la oposición.
Es así como se amplía la democracia con la que se constituirá la República: con instituciones que respondan al voto y la soberanía popular, no a las corporaciones de siempre, que se disfrazan de República, reservándose privilegios para ellas, para muy pocos, y no beneficiando la vida común de la totalidad de nuestro pueblo”, sostuvo Diana Conti, al abrir el debate como miembro informante del proyecto del bloque oficialista. “Ni oportunismo ni demagogia”, continuó Conti para afirmar que los jóvenes de las organizaciones kirchneristas y enumeró una por una a todas las organizaciones, irán “a la conquista de ese voto, pero no podemos hacerlo porque ustedes no tienen organizada su militancia para conquistar el voto juvenil y se niegan a ampliar un derecho político como el que estamos tratando”.
La ley que habilita el “voto joven” se aprobó con 131 votos a favor, 2 en contra y una abstención.
Preocupado por reducir la lista de oradores, el kirchnerismo priorizó las intervenciones de sus jóvenes diputados para replicar los argumentos opositores. “El objetivo del proyecto es la ampliación de derechos y la participación popular, porque si no la democracia se vuelve burguesa”, arrancó Anabel Fernández Sagasti. La joven diputada e integrante de La Cámpora les espetó a los radicales que “cuando gobernaban Mendoza cerraban los colegios porque no le daban ni calefacción”, agregó que con el Pro “la batalla es ideológica porque margina a las mayorías” y que el FAP tendrá que responder a sus propios militantes juveniles: “Ahora pasarán a llamarse Frente Apolítica, porque abstenerse es negar a la política”.

                                             *          
   Obviamente que la nota es más extensa, pero para no dejar el post un tanto denso, copié lo que me pareció más importante.
   El Gobierno argentino y sus legisladores, han dado otro paso muy importante en favor de darles a los más jóvenes, la oportunidad de politizarse con más interés, ya que ahora se trata de votar. Muchachos que dejan la niñez con natural ansiedad, pasando por la pubertad y entrando en la adultez. Y nada más enorgullecedor, que poder discutir de política con sus mayores; de poder militar en sus partidos con voz y voto, y ya no como el pibe de los mandados.
  No hay a esa edad, algo tan enaltecedor (lo sé por experiencia propia) que aprender a recorrer los meandros de la política. En mis tiempos, solo podía votar en el Gremio Estudiantil, por los delegados y dirigentes; la militancia en mi querido Frente Amplio, no podía ser más profunda, por mi corta edad. Pero la juventud de Cuba; Nicaragua; Ecuador;  Brasil y ahora Argentina, tienen la suerte y el privilegio de ser tratados y respetados de igual a igual, con sus mayores.
   Para aquellos que sostienen tercamente, que en Venezuela impera la dictadura de Hugo Chávez, es bueno que sepan que la posibilidad del voto desde los 16 años de edad, se discutió en 2007, pero no llegó a aprobarse. Esto también es buen ejemplo para los que sostienen que los gobiernos que implementan esta modalidad electoral, pretenden con ello perpetuarse en el poder. Algo que resulta absurdo, pues la pretensión no es permanecer eternamente encabezando la máxima administración, si no seguir siendo candidato a ella, a lo que todo ciudadano debe tener derecho en una verdadera democracia. Los que niegan ese derecho, aparecen como fundamentalistas de la alternancia de candidaturas, algo risible y/o dictatorial. Los que perpetúan en el poder a esos candidatos, son los votantes, o sea, la mayoría del pueblo que fue a votar.
   Nuestra querida juventud suramericana está de parabienes, y los que confiamos en ella, los que la amamos y valoramos como lo que realmentes son: Energía renovadora de la sociedad, que quiere comprometerse con la substancia de los grupos humanos de los que forman parte, también lo estamos.
   A partir de este siglo XXI, la juventud comienza a despertar del nock-out político que las clases dominantes le asestaron, con armas tan sutiles y peligrosas como la TV (con sus idiotizantes programas de tendencia dominante); los juguetes electrónicos, cada vez más modernos e hinoptizantes; las drogas con precios al alcance hasta de los más pobres (que destruyen cerebros, familias y dignidades). Esta juventud está comenzando a entender el por qué de esas malévolas incitaciones a la estupidez, al individualismo y al desprestigio de los valores morales elementales, para un crecimiento profesional, intelectual, social y personal.
   Una vez inmersos en la vida política, sus conocimientos se amplían de tal forma, que ya nadie va a poder convencerlos de tomar decisiones que sean perjudiciales para su futuro.
   Lo primero que me gustaría recordarles, es que La unión hace la fuerza. Por eso, la bandera de la Unión Sudamericana, no puede dejar de flamear, ni un instante. 

                                *             *           *
  Walter E. Carena
  Twitter: @wcarena