Buscar este blog

martes, 16 de octubre de 2012


Aldea Hippie: Litoral Bahiano.
Imágenes, videos, reflexión y reconocimiento al Intendente.


   

   
Fotos extraídas de Imagenes Google.

   Está situada  aproximadamente a 1km del centro urbano y comercial, de la otrora villa de pescadores Arembepe, y hoy Ciudad del mismo nombre. Perteneciente al Municipio de  Camaçarí, a unos 25kms de dicha Ciudad Industrial y a 42 kms de la Capital del Estado: Salvador.  Es uno de los últimos reductos de esta comunidad, nacida en los años 60´ en los Estados Unidos, y rápidamente diseminada en casi todo el mundo Occidental (en su original: Hyppie); basada en el rechazo a la sociedad de consumo; a las estructuras sociales establecidas y a todo tipo de guerras. Tuvo un papel preponderante en las manifestaciones históricas por la paz en Viet-Nan.
   Manteniéndose fiel a su filosofía de vida, sobre el final de la década de las grandes revoluciones sociales, Hyppies brasileños y extranjeros, buscaron juntos un lugar apartado de las grandes urbes, donde gobernara la Naturaleza, lejos de la anarquía política de aquellos tiempos, tan nefastos para nuestros países Latinoamericanos, donde las botas militares pisoteaban derechos civiles a diestra y siniestra, instigados por los "cerebros" EEUUnidenses de turno.
   Finalmente, y después de mucho errar por la franja costera nordestina, hallaron su "Paraíso", como habitualmente lo llamaron ilustres visitantes del mundo artístico como Janis Joplin, Mick Jagger, Sting y tantos otros que no me vienen a la memoria en este momento.
   Originalmente, los hippies pioneros de la Aldea, gozaban de una vida absolutamente natural, donde las vestimentas no eran su prioridad; sí lo eran la convivencia pacífica y la fabricación de artesanías con material natural del lugar - aún hoy, es esa su prioridad -.
   La exuberante naturaleza que los rodea, como: el Río Capivara; el Océano Atlántico; palmeras de cocos; lagunas de agua dulce, que se fornan entre las dunas en la época de las lluvias (Mayo- Setiembre), hacen de este lugar, una rara belleza que sorprende y encanta, no solo a los visitantes, si no a los propios habitantes de los alrededores. Algo que no pasa desapercibido, es la responsabilidad que los aldeanos tienen con el medio-ambiente del lugar.
   Al contrario de lo que se podría esperar, la paz y armonía reinante allí, hace que la Policía Militar destacada en Arembepe, rara vez (casi nunca) tenga necesidad de trasladarse hasta la Aldea, y cuando lo hace, es por pura rutina, inherente a su deber.
  El tiempo, tan inexorable como el progreso económico y social, ha transformado sutilmente, lo que antes fue un refugio para esta admirable comunidad, en atractivo turístico. A tal punto es cierto esto, que la villa de pescadores Arembepe, hoy ya tiene cuerpo y movimiento de Ciudad. El crecimiento inmobiliario, cual Tsunami implacable, barrió los vestígios de aquella pacata villa, y la convirtió en una incipiente playa de inversiones nacionales y extrangeras, donde poderosos empresarios se disputan cada metro cuadrado, con el fin de establecer sus Condomínos cerrados y emprendimientos hoteleros y gastronómicos.
   Todo llevaría a creer que los días de la Aldea Hippie están contados. Algo que por el momento no es una amenaza, gracias a uno de los Intendentes (Prefectos) con más consciencia social que yo halla conocido en mi vida política - la que no es corta - : Luiz Carlos Caetano. Un joven (58) político socialista(PT), Farmaceutico-Bioquímico, formado en la UFB (Universidad Federal de Bahía) y ex-Diputado Estadual,  que se ha ganado la admiración y el respeto de sus comunados, en 8 años de gestión ininterrumpida, por haber sido re-electo en 2008.

  Luiz Caetano.Prefecto (Intendente) de Camaçari-BA
   
   Caetano ha tenido un interés especial en preservar y proteger a los Hippies y su estilo de vida.
  Algo que pocos reconocen por estas bandas, es que el crecimiento turístico, urbano y comercial, se lo deben precisamente a la Aldea Hippie, por haber quedado famosa en casi todo el mundo, como punto de referencia para quienes alguna vez fueron enemigos de las guerras y amantes de la paz, o a los que todavía lo son. Y desean conocer en vivo y en directo, a los últimos íconos de aquellas luchas sociales y a sus descendientes.


 

   Walter E. Carena
   Twitter: @wcarena